Deliveroo
Un repartido de Deliveroo. DELIVEROO

El sindicato UGT ha presentado ante la Dirección General de Trabajo y Seguridad Social una denuncia contra las empresas Deliveroo, Glovo, Ubereats y Stuart debido al modelo de relación laboral establecido con sus repartidores.

En un comunicado, UGT ha explicado que esta iniciativa legal tiene por objetivo demostrar la existencia de una relación laboral con los repartidores, lo que contradice la tesis de estas compañías, que los consideran autónomos.

El sindicato enumera toda una serie de "indicios" que, en su opinión, confirma este vínculo laboral: las empresas "les dan la infraestructura necesaria para poder realizar el trabajo, les imparten formación previa, llevan la imagen de la compañía y les prohíben hablar con los proveedores".

"Además, la empresa hace recaer sobre los trabajadores y trabajadoras toda la responsabilidad de la relación laboral, ya que son estos últimos los que cargan con el IVA, el IRPF, la Seguridad Social de autónomos, el mantenimiento del vehículo, los seguros, etcétera", han insistido desde UGT.

El sindicato ha incidido en que los repartidores se encuentran "atrapados en un sistema impuesto en el que las condiciones vienen dadas", motivo por el que trabajará "por regularizar las relaciones laborales de aquellas empresas que utilizan un sistema similar y que, bajo el barniz de la digitalización, arrasan con todos los derechos laborales".

"Extensible a empresas que utilizan el mismo sistema de trabajo"

La iniciativa de UGT llega apenas unos días después de que la Inspección de Trabajo de Valencia considerara en su respuesta a otra denuncia sindical que Deliveroo -dedicada a la entrega de comida a domicilio- "encubre" una auténtica relación laboral con sus repartidores.

Por este motivo, procedió a exigirle el pago de las cuotas por las cotizaciones a la Seguridad Social que debía haber pagado, una decisión ante la que la compañía ya anunció que recurrirá.

Desde UGT han destacado que esta resolución debería "ser extensible a todas las provincias y empresas que utilizan el mismo sistema de trabajo".

De hecho, han reclamado a Trabajo que resuelva esta situación "con carácter de urgencia", ya que la mayoría de estos repartidores "gana un sueldo por debajo del Salario Mínimo Interprofesional", además de denunciar que se han registrado casos de despidos a través de aplicaciones de mensajería instantánea como Whatsapp.