Sarah Jessica Parker
La actriz Sarah Jessica Parker interpretando a Carrie Bradshaw en la serie 'Sexo en Nueva York'. ARCHIVO

Las pieles y la moda han mantenido una relación un tanto tensa desde la última década. Quizás sea uno de los materiales más controvertidos. El comercio de pieles naturales va totalmente ligado al maltrato y a la extinción de especies animales.

Sin embargo, después de que la edición parisina de Vogue publicase en agosto 2017 un artículo alabando las bondades de la piel sintética, diseñadores como Gucci o Armani anunciaron su fiel compromiso al no fur y subieron a la pasarela diseños libres de pieles animales.

Chaquetas grandes y cuadradas predominaron en las colecciones del año pasado y de cara a esta temporada el peluche está por todos lados: desde chalecos hasta collares pasando por las clásicas chanclas de piscina.

En ocasiones, las imitaciones de piel sintética están tan bien hechas que resulta difícil diferenciarlas de una verdadera. A veces, pueden hasta ser reales. Una investigación de la organización benéfica Humane Society International (HSI) descubrió que en algunas tiendas británicas se vendían artículos de piel animal como si fueran sintéticos.

NEW POST ON MY BLOG! www.dulceida.com 🌸 @tousjewelry #tenderstories #tousmedallions

Una publicación compartida de Aida Domenech (@dulceida) elDic 13, 2017 at 5:46 PST

Te contamos algunas maneras para diferenciarlas:

No te fijes en el precio
Es un error pensar que los productos hechos con piel animal son carísimos. El visón sí es caro, pero no la piel de un conejo, por ejemplo. Los animales que están en granjas dedicadas a la exportación de piel viven en muy malas condiciones lo que permite vender el material a costes muy bajos.

Examina las puntas
Las puntas de los pelos en la piel real son estrechas y tienen extremos puntiagudos, mientras que en la piel sintética aparecen desfilados por los cortes de la fabricación. Los pelos en la piel real también presentan diferentes longitudes, mientras que la sintética tiende a ser más uniforme.

Mira la base
Separa el pelo para ver cómo está unido. La piel animal tiene una base de un tono curtido porque está unida a la piel del animal, mientras que la piel sintética tiene un fondo hecho con tejido.

Quémalo
Evidentemente, no es algo para hacer en una tienda, pero sí que puedes probarlo en algún producto que ya tengas en casa. Recorta algunos pelos y quémalos (con cuidado). La piel animal real se chamusca; el pelaje falso se derrite y se queda pegajoso. Cuando se enfría tiene forma de bolitas duras y probablemente huela a plástico

Cuidado con las compras online
Los reglamentos de la UE establecen que los productos textiles (es decir, prendas de vestir) que lleven pieles deben señalarse en la etiqueta. Sin embargo, cuando se compra por internet no es obligatorio incluirlo en la descripción del producto.