Turistas
Turistas en la Plaza Mayor de Madrid. EUROPA PRESS

La suspensión temporal de las licencias de actividad para los pisos turísticos que se alquilen durante más de 90 días en el distrito Centro que realizará el Ayuntamiento mientras tramita el Plan Especial de Alojamientos Turísticos de la Ciudad de Madrid generó este miércoles numerosas reacciones.

La noticia, adelantada por el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, en una entrevista en este diario, fue aplaudida por los vecinos, que, no obstante, reclaman al Consistorio que dirige Manuela Carmena (Ahora Madrid) más acciones en este sentido y la extensión de la suspensión a otros distritos de la capital que ya se están sufriendo problemas de saturación debido a la proliferación de estos alojamientos.

En Centro, más del 10% de las viviendas se destina a uso turístico, una situación que se agrava en el barrio de Sol, donde supera el 30% "Es un paso positivo y, sobre todo, el reconocimiento de que hay un problema grave que afecta a los barrios más céntricos", afirma Jordi Gordon, portavoz de la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de Centro, que solicita nuevas acciones en la misma línea: "Solo con esta medida no se resuelve el problema". En Centro, más del 10% de las viviendas se destina a uso turístico, una situación que se agrava en el barrio de Sol, donde supera el 30%, según un estudio realizado por la consultora Red2Red Consultores para el Ayuntamiento.

Desde la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) valoran igualmente de forma positiva el anuncio, pero piden que la medida se extienda a otras zonas. "El fenómeno se va extendiendo y empieza a despertar muchas quejas y malestar en otros barrios. En un edificio residencial no se pueden instalar pequeños hoteles", asegura Vicente Pérez, responsable de urbanismo de la entidad. La FRAVM denuncia que otras zonas de la capital están siendo ya castigadas por la turistización o que son susceptibles de sufrir el efecto frontera.

Se trata de ámbitos en los distritos de Arganzuela, Retiro, Puente de Vallecas, Chamberí, Salamanca, Moncloa-Aravaca, Tetuán, Carabanchel y Latina. Según un informe municipal, la proliferación de los pisos turísticos tiene un impacto directo en la ciudad. Entre otros aspectos, genera una masificación del espacio público, expulsa a los residentes, deteriora la convivencia y contribuye a la pérdida de identidad de los barrios.

Cs propone inspecciones

La oposición, por su parte, fue muy crítica con el Gobierno municipal, incluido el PSOE, partido clave para la aprobación de los presupuestos. «¿Cómo vas a hacer una moratoria de algo que no existe? Ahora no puedes hacer moratoria de algo que no tiene licencia», señaló Mercedes González, portavoz socialista de urbanismo. Desde el PP, su líder, José Luis Martínez-Almeida, acusó a la alcadesa de «mentir» a los madrileños. «Cualquiera con vivienda en Madrid la puede destinar a piso turístico sin licencia», afirmó Almeida.

La portavoz de Cs, Begoña Villacís, consideró la moratoria «ilegal» porque invade competencias de la Comunidad y propuso «combatir con inspecciones» la proliferación de pisos turísticos. Ni la patronal hotelera ni asociaciones de pisos turísticos ofrecieron su opinión sobre la moratoria. El Ayuntamiento tiene previsto aprobar este jueves la nueva normativa de pisos turísticos y acto seguido suspender durante un año la concesión de licencias en el distrito Centro.

Consulta aquí más noticias de Madrid.