Ciudad de la Justicia de Castellón
Ciudad de la Justicia de Castellón EUROPA PRESS

La sentencia, hecha pública este lunes por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, le condena por un delito de homicidio en grado de tentativa y un delito leve de maltrato de obra y establece que concurre la agravante de parentesco y la atenuante de embriaguez.

Los hechos se produjeron el 4 de diciembre de 2016, cuando el acusado acudió a la vivienda en que habitaban sus suegros, en Burriana, y "con ánimo de perturbar su serenidad y sosiego" le dijo a su suegro que le iba a matar.

Quince minutos después el procesado regresó a la vivienda con un recipiente de gasolina y varios cuchillos de cocina. Cuando sus suegros salieron de la casa, el acusado agredió a su suegro con un cuchillo y cayeron los dos al suelo. Cuando la víctima se levantó, su yerno le propinó otra cuchillada en el hombro y dos más en el cuello, lo que le provocó lesiones que tardaron en curar 15 días, así como secuelas.

Posteriormente, el acusado le dijo a su suegro que volvería y le mataría. En el transcurso del incidente, el procesado, que había ingerido bebidas alcohólicas que disminuían sus facultades intelectivas y volitivas, cogió a su suegra, la zarandeó y le rompió la blusa, y llegó a prender fuego al recipiente con gasolina que llevaba en la parte exterior de la puerta de la casa, aunque no se llegó a propagar.

Consulta aquí más noticias de Castellón.