Turquía no atacará más a los kurdos hasta la entrevista de George Bush con Erdogan
Un soldado turco patrulla en la frontera del país otomano con Irak. (REUTERS) REUTERS

Ni las previsiones más audaces hacían pensar que las tropas turcas pisarían suelo iraquí tan pronto. La lucha contra los rebeldes kurdos del PKK ha llevado al Ejército a cruzar la frontera.

300 soldados con armas ligeras han cruzado la frontera

Pocos días después de que lanzaran un ataque aéreo a gran escala sobre suelo iraquí, se esperaba una entrada a pie de las tropas en el país, pero no antes de la primavera, cuando la campaña aérea hubiera logrado despejar algunas de las bases de operaciones del PKK en el Kurdistán iraquí.

Según las primeras informaciones, que aún no han sido confirmadas por las autoridades turcas, un destacamento, formado por unos 300 hombres con armas ligeras. habría entrado en Irak, penetrando unos tres kilómetros más allá de la frontera.

Condolezza Rice, en Irak

Esta entrada de las tropas turcas en territorio iraquí llega el mismo día en que la secretaria de Estado norteamericana, Condolezza Rice, ha iniciado una visita sorpresa al país árabe. Aunque en un principio las autoridades norteamericanas se mostraron preocupadas por la posible intervención de Turquía en Irak por miedo a una mayor desestabilización del país, más tarde han mostrado un firme apoyo al gobierno de Erdogan.

Los líderes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán consideran que los ataques lanzados por Turquía se deben, fundamentalmente, al apoyo logístico y a la información facilitada por el Ejército norteamericano.

No en vano, ambos países son aliados y socios estratégicos desde tiempos de la Guerra Fría, y Estados Unidos, del mismo modo que la Unión Europea (PDF), consideran al PKK una organización terrorista a la que es necesario combatir.