Imagen de archivo del apunte localizado en caja B del caso Gürtel
Imagen de archivo del apunte localizado en caja B del caso Gürtel ARCHIVO

"Siempre estuvieron allí, aprovechándose del dopaje electoral que se urdía desde el Gobierno de Camps y del Partido Popular que dirigía Ricardo Costa", ha denunciado a través de un comunicado el vicesecretario general tercero del PSPV de Castellón, Ángel Badenas.

El juicio analizará si la formación política pagó con dinero negro a la empresa vinculada a la trama Gürtel, Orange Market, los actos de campaña relativos a las elecciones municipales y autonómicas de 2007 y las generales de 2008. Para el socialista, "es en realidad un juicio a todo el PP, incluidos sus actuales dirigentes, porque resulta evidente que Isabel Bonig y Miguel Barrachina -líderes en la Comunitat y Castellón, respectivamente- siempre estuvieron allí".

Badenas ha recordado el papel algunos de los acusados, "personajes tan destacados de los años del exceso como Ricardo Costa y Vicente Rambla". "Ambos aplaudían a rabiar las gracias de Camps y Costa cuando acudían dopados a todas las citas electorales gracias a los trapicheos que se arreglaban en la Generalitat de la época y en la sede del PP", ha aseverado.

De hecho, ha añadido que "puestos a aplaudir, también aplaudían a su maestro, Carlos Fabra -expresidente de la Diputación de Castellón que ingresó en prisión por el caso 'Naranjax'-, a cuyo homenaje de desagravio en un restaurante de la playa de Castellón en el verano de 2005 acudió Miguel Barrachina, uno de los más distinguidos y entusiastas asistentes"

El dirigente socialista ve, por tanto, "escandaloso el silencio de Bonig y Barrachina, cuando el Partido Popular decidió que la defensa de Ricardo Costa se pagara con las subvenciones que recibe el grupo 'popular' en las Corts Valencianes".

"Bonig y Barrachina no solo estuvieron allí, también se aprovecharon del dopaje electoral presuntamente urdido por el equipo de Camps para ganar las elecciones en Vall d'Uixó o en Segorbe, o para asegurarle el escaño en el Congreso a Miguel Barrachina".

"Vergonzosa", a su juicio, fue también "la actuación de Bonig en la campaña de las elecciones municipales de 2011, cuando Camps se presentó en Vall d'Uixó y espetó 'alcaldesa, te prometí un hospital, y aquí tienes la maqueta'". Una maqueta "carísima, como todas las que encargaba Camps a sus amigos; aunque, del hospital, nunca más se supo, a pesar de que estuvieron prometiéndolo durante una década".

"CÓMPLICE NECESARIO DE PERSONAJES SINIESTROS"

Por todo ello, el socialista ha insistido en que "el juicio que empieza en la Audiencia Nacional es un juicio a todo el PP de la Comunitat Valenciana y de la provincia de Castellón, que siempre actuó como cómplice necesario de siniestros personajes como Correa o el Bigotes".

"Los barracones no nacieron por generación espontánea: son hijos de la financiación irregular del PP y de aquella manera de gobernar en la que el dinero negro iba de mano en mano", ha remachado.

Consulta aquí más noticias de Castellón.