Así, a través de la puesta en marcha de planes integrales que combinan orientación y asesoramiento, formación y prácticas laborales, estas acciones se ejecutarán a lo largo de 2018 a través de entidades colaboradoras, como entidades sin ánimo de lucro o corporaciones locales, entre otras.

En ellas participarán un total de 832 desempleados. Las personas atendidas en estos proyectos, prioritariamente pertenecientes al colectivo de personas en paro de muy larga duración, ha indicado la Junta de Andalucía en un comunicado, intervendrán en itinerarios personalizados que incluyen acciones informativas, de orientación, de carácter formativo para la mejora de sus competencias profesionales.

Además, tendrá lugar una última etapa de prácticas profesionales en centros de trabajo que les acercan al mundo laboral. Por su parte, el programa cuenta con un objetivo de inserción del 35 por ciento, como mínimo, de los participantes, de manera que alrededor de 331 malagueños deberán acceder a un empleo tras su paso por este programa, durante un periodo de, al menos seis meses, por cuenta ajena o cuenta propia.

En cuanto a los requisitos para participar en estos proyectos, se debe ser demandante de empleo y pertenecer a alguno de los siguientes colectivos: personas con discapacidad, inmigrantes, mujeres con problemas de integración laboral, personas desempleadas en riesgo de exclusión social, perceptores de prestaciones, subsidios o Renta Activa de Inserción, mayores de 45 años, parados de larga duración o minorías étnicas.

En total, ha explicado la Junta que el SAE pondrá en marcha en toda Andalucía, 69 proyectos para atender a 6.432 personas desempleadas de las que se pretende que al menos 2.600 accedan a un empleo. Para ello, han destinado un presupuesto total que se aproxima a los 12 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Málaga.