Delitos de odio tras el asesinato de dos guardias civiles en Teruel
Delitos de odio tras el asesinato de dos guardias civiles en Teruel. GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha detenido a una persona y ha procedido a la investigación de otras dos por los comentarios que publicaron después del asesinato ocurrido el pasado día 14 de diciembre de dos guardias civiles destinados en el Equipo Roca de Alcañiz (Teruel) y en el que también resultó asesinado un vecino de la localidad de Andorra (Teruel). Se les imputa un posible delito de injurias graves a funcionario público y de odio.

La detención tuvo lugar el pasado día 3 de enero en la provincia de Zaragoza y las dos personas investigadas residen en la provincia de Barcelona, ha informado la Guardia Civil en una nota de prensa.

La operación que ha permitido esta detención, denominada Roca, se enmarca en la investigación y persecución de posibles delitos de odio en redes sociales. Se inició gracias a la colaboración ciudadana, cuando se alertó a la Guardia Civil de la existencia de varios mensajes de odio en distintos perfiles de las redes sociales.

Fruto de esta información, la Guardia Civil localizó este contenido gravemente injurioso y de odio contra los dos guardias civiles asesinados, mensajes que iban desde considerar como "buenas noticias" su muerte, hasta su comparación con "heroinómanos de los 80", han apuntado las citadas fuentes.

Mensajes públicos

Los agentes comprobaron que el contenido de los mensajes de odio e injuriosos carecía de cualquier tipo de privacidad ya que eran de acceso público y por tanto accesible a cualquier usuario de Internet.

La Guardia Civil ha explicado que, en muchas ocasiones, el contenido de estos comentarios son difundidos por usuarios anónimos. No obstante, las investigaciones desarrolladas han permitido la identificación de las personas responsables de estas publicaciones.

Asimismo, los comentarios y referencias en las redes sociales llevados a cabo en dichos perfiles públicos tuvieron una enorme repercusión, no sólo a través de los propios seguidores adheridos a los usuarios ahora detenidos o investigados, sino también a través de medios de comunicación social que se hicieron eco de la noticia.

La operación ha sido desarrollada por agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil bajo la dirección y coordinación del Juzgado de Instrucción número 3 de Teruel.

Colaboración ciudadana

La Benemérita ha subrayado que la colaboración ciudadana a través de redes sociales ha sido fundamental en las investigaciones desarrolladas pues además de advertir de la existencia de los mensajes de odio y mostrar su absoluto rechazo a los mismos, ha ayudado a preservar su contenido delictivo y el perfil de los autores de un posible borrado o cierre de perfil posterior que hubiera dificultado su investigación a los agentes.

Este tipo de operación policial constituye también un "golpe" a aquellas personas que intentan desde el anonimato que ofrecen las redes sociales, menospreciar y humillar gravemente a las víctimas y fomentar el odio, dirigido en este caso hacia los dos agentes asesinados precisamente por su pertenencia a una Institución como la Guardia Civil.

Consulta aquí más noticias de Teruel.