Steve Bannon
Steve Bannon, antiguo estratega jefe de Donald Trump, durante su participación en la 44º Conferencia Anual de Acción Política Conservadora en National Harbor, Maryland (Estados Unidos), el 23 de febrero de 2017. JIM LO SCALZO / EFE

Steve Bannon, último asesor de campaña del presidente de EE UU, Donald Trump, y ex estratega jefe de la Casa Blanca, renunció este martes como director del medio ultraconservador Breitbart News, tras las iras del mandatario en las últimas fechas.

"Stephen Bannon ha dado un paso atrás en Breitbart News, donde ha servido como director ejecutivo desde 2012", afirmó en un comunicado el propio medio digital, que aseguró que continuarán trabajando con Bannon para seguir una transición "ordenada y suave".

Bannon había sido objeto de las críticas de Trump a raíz de la filtración de extractos del libro Fuego y furia, en los que el exasesor calificaba de "traición" y "antipatriota" una reunión mantenida en 2016 entre el hijo del mandatario Donald Trump Jr. y una abogada rusa.

El libro, que salió a la venta el pasado viernes a pesar de los intentos de los abogados de Trump por impedirlo, recoge testimonios de gente próxima al presidente, entre ellos el propio Bannon, en función de los cuales acaba cuestionando la capacidad de Trump para ocupar el Despacho Oval.

Presiones

Según The New York Times, Bannon se vio forzado a abandonar la dirección del medio ultraconservador por la presión de la inversora millonaria del proyecto Rebekah Mercer, como consecuencia de las declaraciones que el exasesor había hecho al autor del libro.

Tras conocerse las afirmaciones, Trump dijo que después de salir de la Casa Blanca Bannon había "perdido la cabeza", a pesar de que hasta la fecha habían mantenido una buena relación.

Bannon había pedido perdón públicamente por su participación en el libro en cuestión, que se ha convertido en un superventas, pero desde la Presidencia se rechazaron sus disculpas. "Llegados a este punto, no creo que haya vuelta atrás para el señor Bannon", declaró el portavoz de la Casa Blanca Hogan Gidley.

De hecho, la Casa Blanca llegó a pedir a los accionistas de Breitbart que prescindiesen de Bannon, y el propio Trump afirmó, en Twitter, que la familia Mercer, principal inversor del medio, había decidido no seguir apoyando a Bannon.

Tras su paso por la residencia presidencial, Bannon había prosperado hasta ahora como defensor de la agenda populista del presidente desde fuera de la Casa Blanca.

Además, el exasesor está inmerso en una batalla contra los candidatos del aparato republicano en las primarias de las legislativas de este año.

"Steve es una parte valiosa de nuestro legado y siempre estaremos agradecidos por su contribución y por lo que nos ha ayudado a conseguir", incidió Larry Solov, director ejecutivo de Breitbart, en su despedida.