Pista del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas
Una pista del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, en una imagen de archivo. GTRES

Este martes, 9 de enero, entra en vigor una modificación de la Normativa de Seguridad en Plataforma por la que se prohíbe dar de comer a los animales dentro del recinto aeroportuario.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha rechazado la amenaza de Aena, que pretende expedientar a los trabajadores de esta empresa pública que den de comer a animales abandonados en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, y tacha la prohibición de alimentarlos de "maltrato animal".

Este sindicato ha pedido en cambio un mayor esfuerzo de gestión a Aena para solucionar el problema que supone para el aeródromo madrileño la amplia colonia de animales abandonados, en su mayoría gatos.

Desde el sindicato reconocen que los animales son un peligro y no deben estar en el recinto aeroportuario. "Es un peligro para aeronaves, personas y por descontado para ellos mismos", indican. No obstante, señalan que cuando esos animales están ya asentados, o llegan y no se controlan como se debería, no se puede sacar una nueva Normativa de Seguridad de Plataforma (NSP) que impida alimentarles, "porque eso está tipificado por ley como maltrato animal".

El censo de animales abandonados en el aeropuerto madrileño anualmente es de unos 400. En un escenario así, el sindicato demanda que, por encima de prohibiciones, es necesario hablar de las medidas constructivas para luchar contra esa corriente de animales abandonados.

Las críticas no solo se han producido desde el CSIF, también se han elevado desde el colectivo animalista. 

Ya en julio de 2017 se solicitó a Aena el senador Carles Mulet, de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales (APDDA), elevó una prgunta al Gobierno pidiendo que Aena implementara el procedimiento CES (capturar, esterilizar, soltar) para controlar las colonias de gatos que viven en los aeropuertos o que permitiera que asociaciones proteccionistas lo hicieran.  Según Mulet, la actituad de Aena hacia estas colonias es de"dejación absoluta".

La Gestión Felina Aeroportuaria Madrid (GFAM), una asociación sin ánimo de lucro formada por trabajadores del aeropuerto y que "lleva años gestionando las colonias según estos protocolos de Madrid Salud, aplicando CES", tiene una petición abierta en Change en la que ya ha recabado más de 10.000 firmas para pedir una gestión ética delos animales que llegan al recinto aeroportuario.

GFAM, que también se dedica a "reubicar gatos de zonas conflictivas a zonas de la periferia del recinto aeroportuario donde no puedan causar ningún problema." y a "sacar decenas de gatos para adopción o acogidas", destaca que "la mayoría de los animales que habitan o entran en el recinto aeroportuario son perdidos por los pasajeros a la hora de coger un vuelo debido a la caida de un transportín roto o mal anclado, o abandonados por estos mismos pasajeros o incluso abandonados por trabajadores del mismo aeropuerto".

Precisamente el pasado año hubo dos casos de gatos perdidos al escapar de sus transportines para los que se pusieron en marcha campañas solicitando la colaboración de Aena, que se negó a permitir a los propietarios a buscarlos o a colocar jaulas trampas. 

Consulta aquí más noticias de Madrid.