Atentado en el Manchester Arena
Los servicios de emergencia atienden a algunas víctimas del atentado en el Manchester Arena, al terminar el concierto de Ariana Grande. GTRES

Un hombre sin hogar que fue considerado un héroe por ayudar a las víctimas del atentado de Manchester ha confesado este miércoles que robó un bolso y un teléfono móvil durante el ataque terrorista.

Chris Parker se encontraba en el Manchester Arena cuando se produjo el atentado y posteriormente concedió  numerosas entrevistas en televisiones en las que relataba cómo ayudó a los heridos.

Esas emotivas entrevistas provocaron una campaña de crowdfunding que recaudó más de 50.000 euros para ayudar a Parker, pero su heroica historia se desmoronó cuando salió a la luz una grabación en la que se le veía robando a víctimas mientras sangraban en el suelo.

Según el diario The Independent, en esas grabaciones se puede ver a Parker agachándose varias veces sobre una de las víctimas, Pauline Healey, mientras está herida en el suelo, para meter la mano en su bolso. También se observa cómo le roba el teléfono móvil a una adolescente.

Este miércoles, este sintecho que ha pasado de ser un héroe a ser un villano, ha admitido dos cargos de robo y otro de estafa en el primer día de juicio.

Chris Parker, de 33 años, ya tenía una serie de condenas anteriores por hurtos en tiendas y delitos de robo.