Vivienda nueva
Un bloque de viviendas en construcción en San Sebastián de los Reyes. JORGE PARÍS

El sector inmobiliario ha dado claros signos de recuperación en 2017 y, según Fotocasa, estos signos continuarán durante 2018. Según este portal inmobiliario, el año que acaba ha estado marcado por la vuelta de la confianza en el sector gracias a la recuperación económica y del empleo, así como la consolidación de la financiación hipotecaria. “Cerraremos 2017 por encima de las 470.000 operaciones de compraventa y las 320.000 hipotecas, lo que supone incrementos de 15% y 14% respectivamente con respecto al año anterior", asegura Beatriz Toribio, directora de estudios de Fotocasa.

Esta mayor actividad ha tenido un traslado directo a los precios que, según el Índice Inmobiliario de Fotocasa, cerrará el presente año con una subida media interanual del 5,1%, el mayor registro desde 2006, cuando se cerró con un aumento del 7,7%. “El nivel de actividad y de precios ha sido muy intenso este año, pero no hay que olvidar que aún estamos muy lejos de los máximos de 2007, cuando se cerraron 775.300 operaciones frente a las 470.00 de ahora y se concedieron 1.200.000 hipotecas”, explica Toribio.

El mayor peso de la obra nueva empujará los precios aún más al alzaPara la directora de estudios de Fotocasa “la posibilidad de una burbuja inmobiliaria hoy por hoy está lejos” por diferentes motivos: “primero, porque no se presta con la alegría de los años del boom, ya que los bancos aplican serios criterios de solvencia. Pero también porque los españoles han perdido mucho poder adquisitivo. El precio de la vivienda se recupera a mayor ritmo que los sueldos, a lo que hay que unir la temporalidad en el empleo, lo que impide a muchos españoles acceder a la compra de una vivienda”.

Además, “aunque las subidas de precios son muy abultadas en algunas zonas” (el índice inmobiliario fotocasa ha llegado a registrar subidas del 20% en algunos distritos de Barcelona y Madrid), “el precio de la vivienda de segunda mano en España sigue estando de media un 41% por debajo de los años del boom. Una diferencia que se reduce al 19% en el caso de la Ciudad Condal y al 30% en la capital. “El mercado sigue recuperándose a diferentes ritmos y Cataluña, Madrid, las islas y determinados puntos muy turísticos de la costa son quienes tiran del mercado. El resto, se mueve a ritmos más moderados”, añade Toribio.

Los precios seguirán su ritmo de crecimiento durante el año que viene si la economía acompaña ya que, según el portal inmobiliario, a la vuelta de la confianza en el sector se unirá el mayor peso de la vivienda a estrenar. “En 2018 asistiremos a un mayor protagonismo de la vivienda nueva, lo que se traducirá en un mayor número de operaciones y un encarecimiento de los precios más intenso ya que este tipo de vivienda es más cara y está gravada con más impuestos”.

Se superará la barrera de las 500.000 operaciones, “lo que supondrá volver a niveles de actividad de 2008”, según Toribio. “En 2017 se ha despertado la demanda de vivienda por parte del particular, pero también ha sido muy intensa la demanda del inversor que en el actual contexto de bajos tipos de interés, se siente atraído por la rentabilidad del alquiler”, que según los datos de fotocasa se eleva al 5,6% de media.

Los alquileres, cerca de tocar techo

El precio medio del alquiler cerrará el año por encima de los 8 €/m2, lo que supone un incremento del 9% en comparación con el año pasado, la subida más alta de todo el histórico del Índice Inmobiliario de fotocasa. “El precio medio del alquiler no deja de subir en términos interanuales desde marzo de 2015, lo que refleja la fuerza que está adquiriendo este mercado. Y, a diferencia de otras épocas, lo hace pese a la recuperación del mercado de la compraventa”.

La posibilidad de una burbuja inmobiliaria hoy está lejosSegún Toribio, “el alquiler seguirá dando mucho de qué hablar en 2018, ya que las tensiones en los precios se mantendrán durante buena parte del año” debido a la presión de la demanda. “La precariedad laboral y la pérdida de poder adquisitivo de los españoles, especialmente de los más jóvenes, obligan a muchas capas de la sociedad a refugiarse en este mercado porque no pueden acceder a la compra. Además, las altas rentabilidades que buscan los inversores, el boom del alquiler turístico y el cambio de mentalidad de los españoles a favor del alquiler seguirán presionando al alza el precio de los arrendamientos, sobre todo en las grandes ciudades”.

En este sentido, Toribio destaca que el índice de precios del alquiler de fotocasa ya ofrece las primeras señales de que el precio del alquiler está empezando a tocar techo en ciudades como Barcelona o Madrid, donde los precios han crecido a un ritmo de dos dígitos en varios distritos durante buena parte del año. “2017 cierra con caídas interanuales en Ciutat Vella y l’Eixample en el caso de Barcelona y en el distrito Centro de Madrid que apuntan a que el mercado se está normalizando”.

El riesgo de Cataluña

Para Fotocasa, pese a este panorama tan alentador de cara a 2018 “existen algunos riesgos que pueden estropear la foto”, como la crisis en Cataluña o la nueva ley hipotecaria. “Aún es pronto, pero nosotros no hemos notado hasta ahora una paralización de la actividad en Cataluña, pero sí una ralentización en el crecimiento de los precios, sobre todo en el alquiler”, señala Toribio. “Será clave el resultado que salga de las urnas este 21 de diciembre”, añade.

En este sentido, la directora de Estudios del portal inmobiliario destaca que “ya hemos asistido a diferentes amenazas ‘políticas’ en los últimos años, como el Brexit o la ausencia de Gobierno el año pasado, que al final no tuvieron tanto impacto como se esperaba en el mercado inmobiliario. Esperemos que la crisis catalana sea eso, solo un bache más”.