Unos padres denuncian los daños sufridos por su hijo en una guardería de Zaragoza por falta de vigilancia

  • "Los dejaron solos y cuando vieron lo que había sucedido no avisaron", denuncia el padre de un niño de dos años al que le pegaron sus compañeros de guardería.
  • El pequeño estaba lleno de magulladuras, con numerosas marcas en la cara  y la cabeza cuando su familia fue a buscarlo a la hora de salida.
  • El Gobierno de Aragón asegura que "se cumplieron todos los protocolos de actuación". 
Imagen que muestra al niño de dos años golpeado por sus compañeros en el recreo de una guardería de Zaragoza.
Imagen que muestra al niño de dos años golpeado por sus compañeros en el recreo de una guardería de Zaragoza.
GUILLERMO MESTRE

"Dejaron a los niños solos; no había nadie en la sala, y cuando vieron lo que había sucedido con mi hijo, no fueron capaces de llamarnos ni de avisar al médico", se queja la familia Ibáñez Romanillos, que está viviendo su particular pesadilla desde hace más de un mes.

El 15 de noviembre, el zaragozano Luis Ibañez fue, como cada día, a buscar a su hijo a la guardería. Eran las 16.00 horas. Cuando llegó a su centro de educación infantil —que está en Zaragoza y depende del Gobierno aragonés— había una nota que le indicaba que tenía que pasar por dirección.

Su niño, de dos años, estaba lleno de magulladuras, con numerosas marcas en la cara y en la cabeza. Fue, según considera el padre, "por una negligencia por parte de la directora y los monitores, que no hacían su trabajo y dejaron solos a los niños". Después le tocó ir al centro de salud, y de ahí a urgencias. Los partes hablan de agresión, reflejan "varias lesiones circulares" en la cara y las orejas, por mordiscos, y golpes en la cabeza.

Los daños, documentados con los informes médicos, se tradujeron en una denuncia ante la Policía Nacional, que llegó a la Ciudad de la Justicia de la capital aragonesa. El Juzgado de Instrucción número 2 de Zaragoza ha sobreseído el caso por entender que no compete a la vía penal, así que la familia acaba de acudir a la jurisdicción civil. Además, ha presentado una queja ente el servicio de inspección de Educación, que deberá investigar el caso.

Como consecuencia de estos hechos, los padres han dejado de llevar "por falta de confianza" al niño agredido y a su hermano a esa guardería. "Estamos a la espera de que nos den una solución", explican. Por su parte, el Gobierno aragonés asegura que "se cumplieron todos los protocolos de actuación".

Así, precisan que el incidente se produjo en un aula de recreo en la que había en ese momento dos monitores. Además, señalan que la directora del centro hizo un informe ese mismo día. Incidieron en las ratios del centro. En el caso de los niños de entre 1 y 2 años, hay 12 alumnos por clase. En cuanto a que los padres no se les haya facilitado una guardería alternativa, fuentes autonómicas explicaron que "no hay constancia de que se haya solicitado".

La familia Ibáñez Romanillos, en la habitación de su hijo de dos años, que fue agredido en la guardería.
La familia Ibáñez Romanillos, en la habitación de su hijo de dos años, que fue agredido en la guardería.

La familia traslada que "no nos han dado ninguna solución", además de lamentar que Educación no les informase. "Y por supuesto los niños estaban solos en el momento que sucedió", insiste el padre, que se queja de que "cuando tiene un poco de fiebre me llaman para que vaya inmediatamente a buscarlo, pero en este caso, no fueron capaces de llamar, ni de avisar", asegura.

"A mi hijo tenía que haberle visto inmediatamente un médico, pero dejaron pasar las horas". La familia, que lamenta que "no han habido ninguna disculpa", reclama "que se depuren responsabilidades y se garantice que no vuelva a suceder lo mismo a ningún otro niño".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento