Salud invita a todos los sectores "a sumar esfuerzos para evitar que estas situaciones vuelvan a producirse y señala que la Administración sanitaria seguirá tomando las medidas que sean necesarias para alcanzar este fin". En este sentido, la Consejería ha informado que desde el primer momento activó el protocolo establecido para estos casos, que incluye la asistencia sanitaria, jurídica y psicológica para las profesionales afectadas.

El sistema público de salud de La Rioja dispone, desde 2008, de un Plan específico de prevención y atención al profesional del Servicio Riojano de Salud víctima de agresiones en el desempeño de sus funciones,

para proteger a los profesionales de determinadas situaciones violentas y ofrecerles la asistencia médica, psicológica y jurídica necesaria, así como las herramientas oportunas para prevenir y controlar esa situación.

Por otro lado, en marzo de 2017 la Consejería de Salud amplió el Observatorio Riojano para la Prevención de Agresiones en el ámbito sanitario, compuesto por los colegios de Médicos y Enfermería, con la incorporación de miembros de los colegios de Psicología y Farmacia, de la Delegación del Gobierno y de la Dirección de Seguridad del SERIS.

Además, los centros sanitarios de La Rioja cuentan desde septiembre de este año

con una nueva figura, el Interlocutor Policial Territorial Sanitario, creada por el Ministerio del Interior para reforzar la prevención y la investigación de acciones violentas contra los profesionales sanitarios.

Aun así, Salud seguirá trabajando de la mano de los profesionales, colegios oficiales, entidades y demás actores del sector sanitario para poner en marcha cualquier mecanismo que evite que estos sucesos violentos vuelvan a producirse.

En La Rioja se han producido este año un total de 46 agresiones a profesionales sanitarios: 43 verbales y 3 físicas, De ellas, 26 han sido en centros de salud, 16 en el Hospital San Pedro, 3 CARPA y 1 al 061.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.