Factura energía luz y electricidad
Imagen de facturas de energía eléctrica y de gas. JORGE PARÍS

El precio de la luz en España es uno de los más caros de la Unión Europea. La factura para un consumidor doméstico medio acogido a la tarifa regulada (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor o PVPC) subió en noviembre un 3% respecto a un año antes, con lo que encadena tres ascensos consecutivos y alcanza su segundo importe más alto en todo 2017.

La factura para un consumidor tipo se situó en noviembre en 61,04 eurosSegún los resultados del simulador de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), la factura para un consumidor tipo —con una potencia contratada de 4,4 kilovatios y un consumo anual de 3.000 kilovatios hora (250 kilovatios hora al mes)— se ha situado en noviembre en 61,04 euros. ¿Cómo ahorrar entonces en un recibo que no deja de encarecerse y ante cuyas magnitudes poco puede hacer el consumidor?

Pues algo podemos hacer desde casa. Lo irónico es que quien lo dice y quien nos da unos cuantos consejos al respecto es Gas Natural Fenosa. Es la mayor compañía integrada de gas y electricidad de España y la tercera distribuidora de gas y electricidad del mercado ibérico. Gas Natural Fenosa es la segunda empresa que emite más toneladas de CO2 equivalente en España.

Lo que nos cuenta su fundación es que es posible abaratar hasta un 40% la factura energética en caso de tomarse determinadas medidas dirigidas a incrementar la eficiencia energética. Según su último estudio sobre eficiencia energética, 'Rehabilitación exprés para hogares vulnerables. Soluciones de bajo coste', de ese modo se lograría un ahorro estimado en más de 5.300 millones de euros.

Reducir la factura es posible modificando los hábitos y con intervenciones en las casasLos hogares españoles podrían ahorrar de media un 27% en su factura del gas y la electricidad simplemente con cambios en sus usos y costumbres diarias, así como la mejora del equipamiento energético de las viviendas. Sin embargo, este porcentaje podría incrementarse hasta un 40% de ahorro energético con la implantación de medidas dirigidas a la rehabilitación de viviendas, tales como el aislamiento de paredes y techos, instalación de vidrios dobles, carpintería con rotura de puente térmico o la colocación de burletes en ventanas.

"Reducir la factura energética de nuestros domicilios durante los meses de invierno es posible con una combinación de modificaciones en nuestros hábitos de consumo, así como en intervenciones concretas en nuestra viviendas", explica el director general de la Fundación Gas Natural Fenosa, Martí Solà. El objetivo, dice, es poner en marcha "medidas pasivas de fácil instalación que se puedan realizar desde el interior de la vivienda, y que no sea preciso la solicitud de licencias de obras o de permisos de la comunidad de propietarios".

Unas cuantas medidas que ahorran

El estudio de Gas Natural Fenosa propone 77 medidas de rehabilitación de hogares vulnerables con un coste de entre 50 y 7.000 euros:

  • Instalación de toldos.
  • Colocación de alfombras.
  • Sustitución de ventanas.
  • Aislamiento térmico en muros.
  • Ajustar el termostato entre 19º y 21º grados durante al día y entre 15º y 17º por la noche.
  • Hacer un uso más eficiente de la lavadora y el lavavajillas, llenándolas antes de ponerlas, y en el caso de la primera, lavar en frío.
  • Ajustar la potencia contratada a las necesidades de cada vivienda
  • Configurar la temperatura del frigorífico en el intervalo de 3º a 7º grados y el congelador a -18º (cada grado menos supone un 7% más de consumo).
  • El doble acristalamiento en ventanas: el 40% de las pérdidas de calor se producen por las ventanas.
  • Apagar el ordenador y la tele si no se van a utilizar en los siguientes 30 minutos.
  • Utilizar regletas con interruptor para agrupar varios aparatos y poder desconectarlos durante la noche.