Previene del VIH y organismos como la OMS la avalan, siempre bajo la premisa de que se use junto a otras medidas preventivas como el preservativo, porque no hace frente al resto de infecciones de trasmisión sexual (ITS). De hecho, un informe para Sanidad de expertos españoles concluye que "debe ser tratada como una  intervención más de salud pública, que debe integrarse en las estrategias de prevención  combinada".

La PrEP se dispensa desde hace años en varios países, pero en España sigue sin aprobarse. Eso no evita su consumo, y con motivo hoy del Día Mundial de la Lucha contra el Sida, Jorge y Álex cuentan su experiencia con ella.

Indicada para personas con riesgo elevado de contraer el VIH, con un foco especial en hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres, la pastilla que se utiliza como profilaxis previa a la exposición es la misma que toman las personas seropositivas como tratamiento antirretroviral, por lo que ya forma parte del sistema sanitario español. La diferencia es que en EE UU se estableció como PrEP en 2012, la UE la autorizó en agosto de 2016 y la OMS la considera "esencial" desde este verano.

Esta situación complica el acceso a ella, pero no lo hace imposible. Los interesados en tomarla utilizan argucias que pasan por conseguir una receta a través de un conocido que tenga el virus o adquirirla en hospitales que la dispensan para su uso tras una práctica de riesgo.

Otra vía es acudir al extranjero. "En el mundo homosexual estamos como las mujeres hace 35 o 40 años cuando se quedaban embarazadas y querían abortar. Tenían que viajar a Londres. Nosotros ahora tenemos que ir a Reino Unido y comprar la medicación allí, donde es legal", lamenta Álex.

El peligro de tomarlo por tu cuenta es que puedes no estar siendo monitorizado Para comprarla por internet, existen laboratorios certificados, por lo que la fiabilidad no es inconveniente. El problema radica en que probablemente la medicación no cruce la aduana. "A mí me ha pasado. Como no tenía receta la devolvían al origen", cuenta Jorge. Ese origen se encontraba en Nueva Delhi, donde tres botes de 30 pastillas cada uno le costaban unos 150 euros. Es la ventaja del fármaco genérico frente al de la marca comercial, que puede ascender a los 800.

Sea uno u otro, el consumo de este medicamento requiere de unos completos análisis trimestrales, que incluyan el cribado de otras ITS, así como parámetros renales y de densidad ósea. Tanto Álex como Jorge siguen esa pauta, pero acudiendo al sector privado porque reconocen que es un tema difícil de hacer entender a los profesionales de la Seguridad Social.

"El peligro de tomarlo por tu cuenta es que puedes no estar siendo monitorizado", advierte Álex. "Si tenemos que importarla por nuestra cuenta y pagar por ella y por las revisiones, habrá quien rentabilice el esfuerzo, el dinero y el tiempo y considere que puede dilatar las visitas al médico", coincide Jorge.

Este es uno de los motivos por los que urgen al Gobierno a legalizar la PrEP. Desde la Coordinadora Estatal de VIH y Sida, Cesida, lo piden "con urgencia" y reclaman un Pacto de Estado frente al VIH, el sida, el estigma y la discriminación. "Tenemos una herramienta eficaz aprobada para evitar que en España se infecten diez personas al día, pero su implementación sigue bloqueada institucionalmente", asegura su presidente, Ramón Espacio, quien considera que "no es admisible esperar más tiempo".

Por el momento, el informe de Sanidad podría abrir la puerta a su dispensación, pero no de forma inmediata, ya que los autores recomiendan la realización de más estudios.

"Como mejor funciona es junto a otras medidas"

"La PrEP se considera una medida preventiva, pero no es exclusiva. Como mejor funciona es combinada con otras, como el condón", señala Jorge, voluntario de la Fundación Triángulo Madrid. 

Este madrileño de 47 años la toma todos los días, ahora proporcionada por el laboratorio que realiza el ensayo en el que participa. "Me parecía que se adecuaba a mis necesidades desde 2012», cuenta. "Por pequeño que sea el riesgo, el miedo al VIH para los que hemos crecido con él es inevitable. La PrEP hace que ese temor desaparezca".

Jorge es uno de los 6.000 participantes a nivel mundial en un ensayo del laboratorio que fabrica la Truvada, principal antirretroviral empleado como PrEP. La farmacéutica lanzó otro fármaco con menos efectos secundarios y estudia si también puede ser una profilaxis preexposición. A la larga, la Truvada puede afectar al riñón y a los huesos.

"Acabarán aprobándola"

"Acabarán aprobando el uso de estas pastillas como PrEP, pero tardarán", asegura Álex. "En temas de salud, si hay fórmulas para luchar contra algo tienes que aplicarlas", incide.

Gerente de Adhara Sevilla, centro comunitario de VIH/Sida y otras IT, él la consume desde hace año y medio en lo que se conoce como "a demanda", es decir, en momentos concretos, una forma de tomarla de la que también se ha demostrado su eficacia.

"Trabajé en investigación y son cosas de las que estoy alerta. Es algo que he tenido muy presente y sobre todo teniendo en cuenta los buenos resultados", apunta. "En el Reino Unido, en un año, se han reducido a la mitad el número de nuevos diagnósticos por VIH", defiende.