Fátima Báñez
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, antes de su intervención en el Ciclo 'Andalucía en Femenino'. EFE/Julio Muñoz

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha lanzado de nuevo el debate sobre terminar la jornada laboral a las 18.00 horas con carácter general porque hay que plantear medidas "más valientes y ambiciosas", aunque ha defendido que es algo que necesita "un gran consenso social" y no se puede hacer por decreto.

"Lanzo ese debate porque me parece un debate ganador pensando en el presente y en el futuro del país, tenemos que atrevernos e ir a la vanguardia", ha señalado la ministra en el Ciclo Andalucía en Femenino, organizado por el diario ABC de Sevilla.

Los trabajadores que encuentran bienestar están más motivados y son más productivosHa dicho que le gustaría que se alcanzara en la mesa del diálogo social un acuerdo "cuanto antes" por la conciliación, ya que ha opinado que hay que conciliar el trabajo con la vida, con el cuidado de la familia, con la cultura, con el deporte o con la educación. Báñez considera que no se trata de hacer un decreto ley sino de alcanzar un gran acuerdo social, por lo que el Gobierno lo ha planteado "con naturalidad" en el marco del diálogo social.

Ha opinado que se dinamizaría la economía porque la gente haría más actividades al salir del trabajo y ha puesto como ejemplo otros países turísticos como Italia o Francia, en los que el final de la jornada es a las 18.00 y 17.00 horas, respectivamente.

La ministra ha explicado que la medida la implantarían las empresas que puedan hacerlo "en los sectores que puedan", y ha recordado que ya hay algunos "que se han organizado y tienen turnos" como el educativo, el sanitario o el de seguridad.

Ha defendido el empleo no presencial y que haya flexibilidad de entrada y salida, trabajando "por objetivos", ya que entiende que así la gente "se puede organizar mejor la vida" y "los trabajadores que encuentran bienestar están más motivados y son más productivos".