Amie Siegel. Invierno (Winter), 2013
Amie Siegel. Invierno (Winter), 2013. Alta definición, originalmente filmada en película súper 16 mm, en color, con sonido, performance, objetos. Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York. Adquirida con fondos aportados por el Young Collectors Council, 2015 AMIE SIEGEL

Hace ya tres años que el Museo Guggenheim de Bilbao puso en marcha la sala Film & Video, un espacio dedicado en cuerpo y alma al videoarte, la videoinstalación y la imagen en movimiento de piezas que forman parte de su catálogo pero también de otras colecciones internacionales.

La última en llegar -y con la que el museo pone fin a su programación del 2017- es la obra Invierno (Winter, 2013) de la artista estadounidense Amie Siegel. Una pieza que, a pesar de estar grabada, tiene una naturaleza cambiante. "Invierno es un filme de tiempos múltiples; filmado en un pasado reciente que muestra un futuro desconocido, que se desvela y cambia en el presente de la exposición, representa distintas condiciones temporales y culturales de inestabilidad y de incertidumbre, y aborda cuestiones como el calentamiento global y los accidentes nucleares, trastocando la naturaleza fija del cine y de la imagen fotográfica", dice la propia Siegel.

Esto quiere decir que Invierno nunca es la misma proyección sino una obra que 'muta' cada vez que se expone. La clave está en que la artista trabaja con artistas locales en cada ciudad donde se proyecta: músicos, actores o creadores de efectos. De esta manera, cada reproducción del filme es reinterpretada mediante una banda sonora que se produce en directo y que se halla en permanente cambio, en la que la voz en off, los efectos de sonido y la música configuran una partitura viva que se despliega en los treinta minutos que dura cada pase de la obra. De esta forma, unas veces la obra podrá verse con música en directo y otras, con sonido grabado.

Para su visita a Bilbao y estreno absoluto en Europa, Siegel ha contado con la ayuda de 15 especialistas entre los que figuran un cuarteto de cuerda, dos txalapartas, un especialista en efectos de sonido, dos dobladores, dos guitarras, un percusionista y dos sintetizadores. A lo lardo de los cuatro meses en los que se exhibirá la obra –hasta el próximo 11 de marzo- la banda sonora se interpretará diez veces en directo, coincidiendo con la inauguración (23 de noviembre) y los viernes: 24 de noviembre; 1, 8 y 15 de diciembre; 2, 9 y 16 de febrero; y 2 y 9 de marzo.

Rodada en unas viviendas encaladas que diseñó el arquitecto Ian Athfield en enclaves remotos de Nueva Zelanda, la película parece evocar un futuro próximo donde la humanidad podría estar al borde de la extinción a causa de una guerra nuclear o una catástrofe ecológica.

A lo largo de su carrera Siegel, nacida en Chicago en 1974, ha creado sus instalaciones partiendo de medios como el cine, el vídeo, la fotografía y el sonido. Entre sus exposiciones en solitario más recientes se incluyen la de la South London Gallery; el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, el Museo Villa Stuck de Munich; el Kunstmuseum de Stuttgart y el MAK de Viena. Sus obras se encuentran en colecciones públicas de museos como Whitney Museum of American Art, Metropolitan Museum of Art, Tate Modern y Solomon R. Guggenheim Museum. Sus películas se han proyectado en los festivales de Cannes, Berlín, Toronto y Nueva York.