El cambio climático ya está en niveles preocupantes: 2017 está llevando al planeta al límite

Imagen que muestra el paso del huracán Irma por Miami Beach, Florida.
Imagen que muestra el paso del huracán Irma por Miami Beach, Florida.
EFE

El planeta está sufriendo los efectos del cambio climático. Quizás este año más que nunca. Y es que 2017 se antoja fundamental para combatir los ataques al clima que tanta repercusión han tenido a nivel mundial. Bajo esa premisa se reúne, hasta mañana, la Cumbre del Clima en la ciudad alemana de Bonn.

En este encuentro, los objetivos están muy claros, pero falta cumplir con ellos y sobre todo con los plazos. Ya sin Estados Unidos en el Acuerdo de París, los países trabajarán para comprometerse de aquí a 2020 para cumplir una serie de metas por el bien del medio ambiente.

Y por otro lado, precisamente el Acuerdo de París tiene que centralizar ya las vías a tomar para hacer un planeta más sostenible. Su meta es clara: no rebasar la temperatura del Planeta en 2º para final de siglo, y hacer todo lo necesario para no subirla en 1,5º. Pero, ¿por qué las alarmas han terminado de saltar en 2017 respecto a cambio climático?

Incendios en California: descontrol y devastación

Una semana de horror en California. El pasado mes de octubre un total de 21 fuegos devastaron el estado, dejando a su paso 42 muertos –y más de 50 desaparecidos- y unas 99.000 hectáreas calcinadas. Las zonas rurales fueron las más afectadas y las altas temperaturas del momento dificultaron las labores de extinción.

Es la ola de incendios más grave de la que existe constancia y su descontrol ha hecho reflexionar sobre cómo se deben abordar estos acontecimientos. A las devastadoras pérdidas humanas hay que sumar también las económicas: el cálculo de las autoridades asciende a más de 100.000 de dólares.

Asia, desbordada

El sur de Asia ha pagado también su peaje este verano. Lo hizo con unas terribles inundaciones que a su paso dejaron 1.300 en total –además de cifras inestables de desaparecidos- y 41 millones de damnificados, de los que 16 millones son niños, según datos facilitados por Unicef.

El causante de este desastre fue el viento. Un monzón mucho más intenso de lo habitual que llegó a ser incontrolable en los distintos puntos del continente. El país más afectado fue la India, con más de mil muertos. Por otro lado, en Pakistán 23 personas perdieron la vida electrocutadas mientras que Nepal dejó 143 personas sin vida y unos 416.000 desplazados, tal como revelan las estadísticas de diversas ONG.

El cambio climático en su conjunto también tiene como daño colateral la economía. Y es que las inundaciones, en el caso de Bangladés, arrasaron casi cinco millones de hectáreas y unas 700.000 viviendas. A su paso, murieron 140 personas.

Harvey, Irma y María arrasaron el Caribe

Ha sido este un año además especial, en términos negativos, si hablamos de huracanes. Tres nombres que en el Caribe tardarán en olvidar. Irma, Harvey y María: viviendas derruidas, vientos incontrolados, poblaciones desplazadas. En definitiva, registros que pocos recuerdan en territorios muy dados a tormentas de este tipo.

60 muertos. Esa cifra lo dice todo. Y es que Irma se empeñó en batir récords. Sus vientos sostenidos a 290 km/h azotaron Puerto Rico, Estados Unidos, las islas de Antigua y Barbuda, San Bartolomé, San Martín, las islas Vírgenes Británicas, República Dominicana, Haití, Bahamas y Cuba.

En Barbuda, las autoridades locales informaron que el 95% de las viviendas quedaron afectadas por el paso de la tormenta.

Harvey, con cifras menores, tuvo una repercusión también preocupante. A los once fallecidos hay que sumar las más de 30.000 personas afectadas, y unas pérdidas de más de 20.000 millones de dólares. Tocó tierra en Houston, pero lo hizo dos veces, por lo que las inundaciones se agravaron.

Puerto Rico tampoco se libró de ser el centro de esta terna de huracanes. María no cesó durante su paso y dejó 45 muertos y unos 120 desparecidos. Más de 32.000 puertorriqueños han llegado a Florida desde el pasado 3 de octubre, que fue la fecha crítica del huracán, y además, en el momento más crítico casi el 70% de las familias en toda la isla se quedaron sin electricidad.

En España, efectos en forma de sequía

Nuestro país, por otro lado, está seco. Si a nivel mundial los efectos del cambio climático son variados, España se ha visto asolada por la sequía. El año hidrológico, que va del 1 de octubre al 30 de septiembre, se ha cerrado con datos muy preocupantes. Júcar, Segura y Duero son tres de las zonas que están afectadas por la sequía prolongada.

Según la AEMET, el año hidrológico ha cerrado con 551 litros por metro cuadrado en toda España, lo que representa un 15% menos de la media histórica, situada en 648 litros. Y además, los embalses se encuentran en sus peores niveles desde el año 2006, en un 38,9% de su capacidad.

Larsen C, la plataforma de hielo que está a punto de romperse

Si miramos a los polos, la situación no es mucho mejor. Una de las plataformas de hielo más grandes, Larsen C, lleva varios meses resquebrajándose. Después de incrementar su tamaño a principios de año, la grieta estuvo estática hasta el mes de mayo: en ese punto comenzó a experimentar un giro hacia el océano, lo que facilita su derretimiento.

Además, los expertos ven a la plataforma Larsen C como un elemento vulnerable. Tiene un espesor de 350 metros, por lo que frena a los glaciares menores. Es el tercer bloque de un grupo que hasta 1995 estaba formado también por Larsen A y Larsen B, ya desintegradas.

Esta consecuencia tiene causas tanto geográficas como climáticas, aunque el alarmismo no es tan elevado, puesto que los investigadores avisan de que "no tendrá repercusión en el nivel del mar".

Dinámica negativa: los tres años más calurosos

En lo que queda de 2017 la situación no parece que se vaya a normalizar. Este está siendo el segundo año más caluroso de la historia desde 1880. No alcanza al más cálido, que es el pasado (un grado por encima de la cifra térmica más elevada), pero lo realmente preocupante es que el tercero en esa clasificación es el 2015. ¿Cuál es la conclusión? Que estamos ante una dinámica: los tres últimos han sido los tres más calurosos de los últimos 137 años.

Todo esto tiene repercusión especial, como siempre, en las personas. De hecho, el cambio climático provoca la creación de un grupo que son los refugiados medioambientales: Acnur calcula que para el año 2050 los efectos del cambio climático expulsarán de sus tierras a unos 250 millones de personas. Además, sostienen que las implicaciones del cambio climático tienen efectos sociopolíticos que derivan en conflictos que terminan forzando movimientos humanos (como se ha visto desde Darfour a Siria).

La Cumbre del Clima ha puesto el foco en el año 2020. El reto es comenzar a reducir los efectos negativos del cambio climático para esa fecha. El compromiso con el medio ambiente parece estar reforzándose, al menos sobre el papel, pero en un 2017 tan complicado se hace más urgente que nunca que lo que ahora son propuestas, a corto plazo sean soluciones.

Fundación Biodiversidad
Mostrar comentarios

Códigos Descuento