Le cambiaron los apellidos por insultos. Antonio Bandín Moreno, vecino de Mislata (Valencia), recibió hace pocos días la habitual factura bimestral de Gas Natural con un cambio que a él le pasó inadvertido, pero que sí apreció su mujer: iba a nombre de un tal Antonio Gilipollas Caraculo.

Según publicó ayer el diario Levante, Antonio ha denunciado en el Juzgado de Guardia de Valencia la sustitución de sus dos apellidos por los mencionados insultos en la factura, que, salvo en ese detalle, es correcta. Antonio declaró al citado diario que no sabe quién puede ser el autor de la pesada broma y que no conoce a nadie que trabaje en la compañía gasista.

Antes de presentar la denuncia, por la manipulación de sus datos personales, Antonio preguntó a sus vecinos, por si a alguno le había pasado algo parecido, pero todos tenían su nombre correcto en la factura. Tampoco en las facturas de gas que Antonio había recibido hasta ahora había nada anormal.

20 minutos intentó contactar ayer con Gas Natural para que la empresa diese una explicación, pero al ser festivo, ningún responsable pudo atender la llamada.