Diada de Cataluña
Imagen de la manifestación convocada con motivo de la Diada 2017. EFE

La ANC y Òmnium Cultural han convocado para el sábado 11 de noviembre a las 17.00 horas en Barcelona una gran manifestación para pedir la liberación de los presidentes de sus entidades y de los miembros del Govern cesado que han sido encarcelados: "Queremos que sea masiva. Será como un 11S". Además han llamado a participar en una convocatoria de un paro de país el próximo miércoles 8 de noviembre.

Lo han explicado este viernes en rueda de prensa el vicepresidente de la ANC, Agustí Alcoberro, y el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, que han destacado que todavía se está trabajando en la acción que llevará a cabo y en el recorrido de la manifestación.

La marcha estaba prevista inicialmente para el domingo 12 de noviembre, pero las entidades han querido "transformar el 11 de noviembre en un gran 11 de septiembre" con el objetivo de reunir a más de un millón de personas.

Paro de país

Sobre el paro, han destacado que esperan que sean muchas las personas, entidades, sindicatos y empresas las que se sumen a esta iniciativa: "Hay que convertir ese día en un gran paro de país como el que ya se hizo del 3 de octubre".

Para las entidades se tratará de un paro de país para lograr la mayor unidad posible y participación, como ya se produjo el 3 de octubre: se trataría de repetir la misma iniciativa para que también se impliquen las patronales y evitar perjuicios para los empleados.

La Intersindical-CSC ha convocado para ese día una huelga general "en respuesta a la precariedad instaurada en el mundo laboral a través de las sucesivas reformas laborales".

Este sindicato, que ya organizó un paro general junto a otras tres centrales minoritarias el pasado 3 de octubre, tenía solicitados permisos de preavisos para poder convocar huelga del 6 al 9 de noviembre, y finalmente ha elegido el miércoles 8, aunque no descarta la posibilidad de mantener también la huelga el jueves 9.

No es "huelga política"

En rueda de prensa, los responsables de Intersindical-CSC han desvinculado esta nueva huelga general de las detenciones de los exconsellers y han negado que se trate de una "huelga política", entre otros motivos porque la ley española considera ilegal ese tipo de movilización.

A la hora de argumentar el paro, este sindicato minoritario incluye también como motivación la protesta contra el decreto ley del Gobierno que, en su opinión, ha facilitado la salida de sedes sociales de empresas de Cataluña, con la afectación negativa que ello tiene "para el tejido económico catalán y el empleo".

El secretario general y el portavoz de la Intersindical-CSC, Carles Sastre y Marc Salles, respectivamente, se han mostrado confiados en que otros sindicatos se acabarán sumando a la convocatoria de huelga, tanto los otros que ya lo hicieron el 3 de octubre como los mayoritarios (CC OO y UGT). En las próximas horas y días, la Intersindical se pondrá en contacto con ellos para buscar estos apoyos.

Por su parte, fuentes de la dirección de CC OO de Catalunya consultadas por Efe han asegurado que en estos momentos el sindicato no se plantea llamar a la huelga general o a un paro de país.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.