Puigdemont no se da por cesado, pero retrasa la puesta en marcha de la república catalana y acepta las elecciones del 21-D

El President cesado de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont posa en el interior del club de la prensa de Bruselas (Bélgica) antes de comparecer en una conferencia.
El President cesado de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont posa en el interior del club de la prensa de Bruselas (Bélgica) antes de comparecer en una conferencia.
Olivier Hoslet / EFE
Durante su intervención en una rueda de prensa en Bruselas, el President cesado de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado que no se ha desplazado a Bélgica con el objetivo de pedir asilo político, y se ha calificado a sí mismo como presidente legítimo de Cataluña. Además ha aseverado que no regresará a España hasta tener garantías juridicas.

El expresident catalán Carles Puigdemont ha explicado este martes en una rueda de prensa en Bruselas que ni él ni los exmiembros del Govern rehuirán la Justicia y que aceptan la convocatoria de elecciones autonómicas para el próximo 21 de diciembre al amparo del artículo 155.

No obstante, y tras negar, tal y como se había especulado, que vaya a solicitar asilo político en Bélgica, ha pedido que se garantice su seguridad, personal y jurídica,antes de regresar a España. No ha querido, por tanto, detallar cuánto tiempo permanecerá en ese país.

En todo caso, Puigdemont asevera que el Govern no ha abandonado "sus funciones de Gobierno", pese a que el Ejecutivo central decidió su cese al completo, y afirma que han preferido adoptar una "estrategia de no confrontación" para "evitar la violencia".

"Ante unos datos contrastados que indicaban que el Gobierno español planteaba una ofensiva altamente agresiva y sin precedente contra el pueblo de Cataluña y funcionarios que se mantuvieran fieles al Gobierno legítimo (...) el viernes acordamos que el Gobierno priorizaría la prudencia, la seguridad y la moderación", ha afirmado.

Por eso, ha admitido que la puesta en marcha de una república queda en suspenso y ha calificado al mismo tiempo de "reto democrático" la convocatoria electoral. "Es votando como se resuelven los problemas", ha dicho, y ha pedido al Gobierno que se "comprometa" a aceptar el resultado.

"Si el Estado español ha decidido hacer un plebiscito, daremos respuesta", ha advertido. Puigdemont ha comparecido en el Club de Prensa de Bruselas junto a siete de sus exconsellers y ante decenas de periodistas internacionales. Ha hablado en catalán, español y francés.

En cuanto a su presencia en Bélgica, el expresident ha explicado que está allí "para evidenciar el problema" de Cataluña "en el corazón de Europa" y también "el grave déficit democrático que se da a día de hoy en el Estado español".

"Estamos aquí en perfecta legalidad y sin incumplir nada, por tanto no nos hemos tenido que esconder de nada", ha explicado.

Así, ha comentado las querellas que el lunes interpuso la Fiscalía por rebelión, sedición y malversación contra el Govern y la Mesa del Parlament. Puigdemont cree que el Gobierno está actuando con "extrema agresividad" y que las querellas se basan en "hechos políticos".


El Ministerio del Interior responde a Puigdemont

El Ministerio del Interior ha respondido a la rueda de prensa del expresidente de la Generalitat insistiendo en que en España no se persigue a nadie por sus ideas, creencias u opiniones, "sino solo por sus actuaciones al margen de la ley".

También apunta que los exmiembros del Gobierno de la Generalitat "se refugian en un victimismo que solo ellos creen, vuelven a olvidar que en España, como Estado de derecho, están garantizadas la seguridad y la libertad de todos sus ciudadanos".

El departamento que dirige Juan Ignacio Zoido ha querido precisar que la aplicación del artículo 155 de la Constitución "no ha supuesto cambio alguno" dentro del cuerpo de los Mossos d'Esquadra en cuanto a sus responsabilidades de dirección, y ha asegurado que sus competencias en materia de seguridad ciudadana y orden público "continúan inalterables".

Además, ha defendido las medidas que los Mossos adoptaron sobre los consellers cesados, retirando su protección y la del propio Puigdemont, resaltando que son las propias que corresponden cuando se produce algún cambio o destitución de los miembros que integran el Gobierno de la Generalitat de Catalunya.

Asegura que todas esas medidas se han tomado "siguiendo exclusivamente criterios profesionales, después de hacer las correspondientes evaluaciones de seguridad/riesgo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento