Por primera vez una compañía de seguros se hace cargo de los costes de extinción de un incendio forestal provocado por un automóvil. El acuerdo cerrado entre la Consejería de Medio Ambiente y la compañía aseguradora Volksfürge es así histórico y la Junta de Andalucía considera, además, que sienta un precedente.

La aseguradora ha aceptado pagar 2,5 millones de euros tanto por el coste ocasionado por las labores de extinción, como por la restauración ecológica de las 590 hectáreas de monte público de Mijas (Málaga) dañadas por el fuego y que corresponden a los montes Sierra Blanca y Bermeja.

Según Medio Ambiente, desde el incendio la zona se ha recuperado ya en un 85%. Los árboles afectaados correspondían a una repoblación artificial efectuada tras unas inundaciones en la década de 1920.

Los hechos tuvieron lugar en la noche del miércoles 28 de julio de 2001, cuando a eso de las 23.30 horas dos extranjeros residentes en Mijas se desplazaban en su vehículo por la carretera que une dicha localidad con Coín.

Al observar que salía humo de la parte delantera del coche pararon en la cuneta y, al abrir el capó saltó una chispa del motor que prendió rápidamente en la zona. El viento reinante, de 43 kilómetros por hora aquel día, hizo el resto.

El incendio forestal, que duró varios días, acabó quemando unas 600 hectáreas de pino y matorral de la sierra de Mijas. Unas 3oo personas tuvieron que ser evacuadas y pasaron la noche en el polideportivo las Lagunas de Mijas-Costa.

En la extinción del incendio participaron ocho aviones, nueve helicopteros, catorce autobombas del Infoca y de bomberos, tres camiones nodriza, agentes de la Guardia Civil, Medio Ambiente, Policía Autonómica, efectivos sanaitarios y grupos de Voluntarios.

Durante las labores de extinción se llegó a cerrar la autopista de peaje Costa del Sol, así como varias carreteras de acceso a Mijas.