Juez
Un juez con el mazo en la mano en una foto de archivo. GTRES

"El adulterio es una falta de respeto para el hombre". Así sentenció un tribunal de Oporto (Portugal) sobre una causa en la que ha exculpado a un hombre de un delito de violencia machista después de que su pareja, que resultó agredida, le fuera infiel. También suspendió la sentencia contra el amante, que secuestró a la afectada, según explica el diario Jornal de Noticias.

El caso se destapó en 2014 cuando un hombre soltero y una mujer casada iniciaron una relación extraconyugal. Según el citado diario, a los dos meses ella quiso poner fin a los encuentros y el amante decidió vengarse contándole lo ocurrido al marido.

Tiempo después, el propio amante secuestró a la implicada y concertó un encuentro con su esposo. Fue entonces cuando se produjo la agresión: la mujer recibió varios golpes con un utensilio con clavos, tal como describe su defensa.

El fiscal pedía un año y tres meses de cárcel para el esposo y un año para el amante, aunque ahora el juez suspende esa implicación al entender que "el adulterio supone un atentado contra la honra de los hombres y en la Biblia podemos leer que la mujer adúltera debe ser condenada a muerte".