Maternidad y cáncer no tienen que estar reñidos

Tanques de nitrógeno del laboratorio de crioperservación de Dexeus Mujer en los que se conservan los ovocitos vitrificados.
Tanques de nitrógeno del laboratorio de crioperservación de Dexeus Mujer en los que se conservan los ovocitos vitrificados.
DEXEUS MUJER

Piensas que nunca te va a pasar, que eres joven y que eso del cáncer de pecho es una enfermedad de mujeres mayores. Hasta que te toca. Un 15% de los casos de cáncer de mama se detectan en mujeres de entre 25 y 45 años. Esto, unido al retraso de la maternidad en los países occidentales, "hace que la proporción de mujeres que reciben un diagnóstico de cáncer sin haber tenido hijos o cuando aún se encuentran en edad fértil haya aumentado en los últimos años", explica el Dr. Rafael Fábregas, consultor de Ginecología Oncológica y Mastología de Dexeus Mujer.

Los tratamientos que se utilizan para curar cualquier tipo de cáncer, no solo el de pecho, pueden poner en riesgo la fertilidad de la mujer. No obstante, también hay que señalar que se dan casos de chicas jóvenes cuyos ovarios resisten al impacto de los tratamientos, pero no es lo habitual.

Por este motivo, es muy importante informar a las pacientes de que existen diferentes tipos de tratamientos de fertilidad y que, si se opta por ellos, hay que iniciarlos antes de cualquier terapia oncológica. "En función de la edad, el tipo de tumor, de si la paciente tiene o no pareja… se le recomienda a la mujer un programa de preservación u otro", explica el Dr. Pedro N. Barri, presidente de Dexeus Mujer.

Las opciones para preservar la fertilidad son tres: congelar tejido ovárico; la criopreservación de ovocitos y embriones; o la vitrificación de óvulos que es lo que se hace con mayor frecuencia. En este caso, se somete a la mujer a un tratamiento hormonal para que produzca más óvulos. Dura aproximadamente unos 15 días, en función de en qué parte del ciclo menstrual se encuentre la paciente. Luego, se extraen y se congelan hasta que la mujer decida fertilizarlos e implantarlos en su útero.

No hay suficiente información sobre tratamientos

Desde Geicam, Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama, recomiendan que las mujeres que han padecido cáncer esperen un tiempo prudencial una vez hayan finalizado el tratamiento oncológico, para de esta manera "garantizar la ausencia de la enfermedad". Siempre depende de cada caso, pero lo habitual, según los médicos, es que haya que esperar dos años hasta que la mujer pueda intentar quedarse embarazada.

Sin embargo, menos de la mitad de las mujeres a las que se les diagnostica un cáncer de pecho opta por preservar su fertilidad. ¿Los motivos? Primero, no siempre la información proporcionada es completa o suficiente.

En la mayoría de casos, las mujeres que están en edad reproductiva desconoce los riesgos de infertilidad que pueden producir los tratamientos y que hay opciones de quedarse embarazadas tras superar la enfermedad.

Segundo, el elevado coste que implica hacerse estos tratamientos que no baja de los 3.000 euros.

En la Fundación Dexeus, por ejemplo, los realizan de manera gratuita a mujeres enfermas de cáncer. El tercer motivo para tirar la toalla en el proyecto de tener hijos es el miedo que existe a que la posterior gestación provoque la reaparición del tumor. No obstante, no existen evidencias científicas de que un embarazo empeore el diagnóstico.

Ahora mismo, los ensayos clínicos están enfocados en el estudio de fármacos que protejan al ovario de la agresión de la quimio o la radioterapia. La idea es que durante el tratamiento oncológico, la mujer pueda tomar estos fármacos de manera complementaria a la quimio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento