Ofelia causa fuerte oleaje en Irlanda, Reino Unido y Escocia
Ofelia causa fuerte oleaje en Irlanda, Reino Unido y Escocia. Aidan Crawley / EFE

La tormenta Ofelia, que el lunes causó tres muertos en Irlanda, azota este martes partes de Inglaterra y el suroeste de Escocia y Reino Unido, donde se ha declarado riesgo de inundaciones y ha quedado interrumpido parte del transporte. Además, más de 245.000 hogares en Irlanda y cerca de 7.000 en el Reino Unido permanecen sin luz tras su paso durante la madrugada.

En la República de Irlanda y la región británica de Irlanda del Norte, los colegios permanecieron este martes cerrados mientras continúan las labores para apartar árboles caídos de carreteras y se trabaja para restablecer el fluido eléctrico. A pesar de que las peores condiciones meteorológicas ya han pasado, el departamento de Educación de Irlanda del Norte justificó el cierre de las escuelas porque aún existen "riesgos en los desplazamientos" de los autobuses escolares y problemas de suministro eléctrico en algunos centros.

Cerca de 20.000 hogares permanecen además sin agua corriente en Irlanda, donde las autoridades calculan que los suministros básicos no se recuperarán por completo hasta dentro de algunos días. Las alertas meteorológicas se levantaron esta mañana en el Reino Unido después de que Ofelia causara problemas en Gales, donde 2.000 hogares siguen sin luz, y en Escocia, con otros 1.000 sin corriente.

En Glasgow (este de Escocia), parte de la fachada de un bloque de pisos que estaba en proceso de ser demolido se desplomó en la madrugada.

El servicio ferroviario entre Edimburgo, Aberdeen, Dundee, Fife y Perth quedó suspendido temporalmente después de que un tren de mercancías fuera golpeado con un árbol, lo que causó retrasos que se alargaron hasta el mediodía. Los trenes entre Glasgow y Edimburgo también se han visto afectados por una rama caída sobre una línea de electricidad en Bellshill (centro de Escocia).

La tormenta está debilitada

La tormenta, que previamente fue huracán a su paso por las Azores, ha llegado a esta parte de las islas británicas debilitada pero aún con vientos de hasta 112 kilómetros por hora, lo que ha llevado a la agencia meteorológica británica -Met Office- a mantener una alerta amarilla, la tercera en gravedad de una escala de cuatro.

Esta alerta significa que los ciudadanos deben estar preparados para posible mal tiempo y tener previstas alternativas en caso de alteraciones en el transporte u otros servicios públicos. Met Office señaló que los restos de Ofelia, ya debilitada, han avanzado hacia Escandinavia, por lo que levantaron la alerta por fuertes vientos.

El director de Políticas Públicas de la Asociación de Aseguradoras Británicas (ABI, en inglés), Alastair Ross, recalcó que los seguros de hogar "cubrirán los daños de la tormenta" y que pueden "ofrecer alojamiento temporal si es necesario". Los peores efectos de la tormenta se los llevó este lunes la isla de Irlanda, donde el temporal llegó poco después de haber sido degradada desde la categoría de huracán.