Hugo Chávez
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pronuncia su discurso. HAROLD ESCALONA / EFE

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo que no quiere "agravar la situación" con España aunque sigue a la espera de disculpas del Rey, al tiempo que señaló que si "la derecha española vuelve al gobierno" entonces "se acabaría" la relación.

En una rueda de prensa el sábado, jornada de reflexión en vísperas del referendo del domingo, Chávez manifestó que "es posible que haya un contacto en los próximos días" al referirse al diferendo que se desencadenó después de que el rey de España le mandara callar en la pasada Cumbre Iberoamericana en Santiago de Chile.

El presidente venezolano siguió insistiendo en que espera disculpas del monarca español aunque dijo que el rey Juan Carlos había "enviado un mensaje" y que "ojalá la supuesta reflexión" del soberano "se haga pública".

Un clima tenso ante el referendum polémico

Los venezolanos han comenzado a acudir a las urnas para votar la reforma constitucional.

16 millones de electores han sido convocados a pronunciarse sobre la reforma de la carta magna que promueve el presidente Hugo Chávez.

Dicha reforma incluye la reelección presidencial indefinida, la posibilidad de que el Estado restrinja la información y las leyes de detención durante los estados de excepción y la creación de nuevas formas de propiedad comunal.

Los preparativos del referendo se cumplen en medio de cierto nerviosismo y tensión, tras las advertencias de Chávez sobre supuestos planes de la oposición ideados en Estados Unidos para dar al traste con la votación y generar caos.

La aprobación de la reforma constitucional que impulsa acelerará, según afirma, la instauración de lo que llama "socialismo venezolano del siglo XXI" y esto, en su opinión, genera "enemigos" internos y externos.