La Fiscalía no solicita medidas cautelares contra Trapero pero pedirá que vuelva a comparecer

  • El mayor de los Mossos d'Esquadra compareció en la Audiencia Nacional como investigado por un presunto delito de sedición.
  • Ha explicado que cumplió "estrictamente" el mandato judicial.
  • También prestaron declaración el presidente de Omnium Cultural, Jordi Sánchez, y el de la ANC, Jordi Cuixart.
  • La intendente de los Mossos Teresa Laplana ha declarado por videoconferencia alegando problemas de salud que le impidieron desplazarse hasta Madrid.
Trapero, a su llegada a la Audiencia Nacional.
Trapero, a su llegada a la Audiencia Nacional.
EFE
La fiscalía ante la documentación aportada por la Guardia Civil, ha pedido ampliar esa causa, e incluir los hechos ocurridos durante el 1-O. El mayor de los Mossos, Josep Lluis Trapero, así como los representantes de Omnium y ANC , Jordi Sánchez y Jordi Cuixart han comparecido ante la juez de la Audiencia Nacional, acusados de un delito de sedición por los hechos acaecidos en Barcelona el 20 de septiembre.

El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, ha declarado como investigado este viernes en la Audiencia Nacional ante la magistrada Carmen Lamela por un presunto delito de sedición, consistente en derrocar a un poder establecido y que está penado con hasta 15 años de cárcel.

Después de su comparecencia, la Fiscalía ha decidido no solicitar medidas cautelarescontra él, así como tampoco lo ha hecho con los otros tres comparecientes, pero ha emitido un comunicado donde expresa que volverá a citarles ante la presentación de nuevas pruebas. Esas nuevas pruebas consisten en un voluminoso informe, de más de 300 páginas y con multitud de archivos audiovisuales, aportado por la Guardia Civil sobre los sucesos del 20 y 22 de septiembre en Barcelona y que incluyen hechos que llegan hasta el 1-O.

A Trapero se le ha preguntado todo lo referente al dispositivo de seguridad de aquellos dos días del mes pasado a las puertas de la Consejería de Economía en Barcelona, cuando la Guardia Civil y la Policía Nacional efectuaron una serie de registros relacionado con el referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional.

El jefe de la Policía catalana ha defendido que la actuación para proteger el dispositivo del instituto armado fue "correcta y necesaria" teniendo en cuenta que no se les avisó con suficiente antelación y ha negado haber cometido ningún delito de sedición. En un comunicado, los Mossos informan de que el mayor ha trasladado a la autoridad judicial "el convencimiento que la actuación del Cuerpo de los Mossos fue la correcta y necesaria en atención a las circunstancias de ese día" y que "no fueron avisados con suficiente antelación para poder planificar el dispositivo". "Esto obligó a ir adaptándolo en función de las circunstancias", y además, "la primera noticia sobre la actuación de la Guardia Civil les llegó a través de los medios de comunicación", añaden.

Trapero ha sido el primero de los cuatro investigados por estos hechos en llegar al tribunal para declarar ante Lamela que, igualmente, ha llamado a la intendente de los Mossos Teresa Laplana y a los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

El mayor ha explicado que se limitó a cumplir "estrictamente" las órdenes judiciales en lo referente a la consulta. Eso sí, el presidente de la ANC confirmó al salir del tribunal que posiblemente sean citados de nuevo en las próximas semanas.

Ha sido la primera vez que el alto cargo del cuerpo policial catalán ha tenido que presentar explicaciones ante la jueza en el marco de la desafío independentista por el referéndum del 1 de octubre.

Planas, eso sí, ha declarado por videoconferencia, alegando problemas de salud que le impedían desplazarse hasta Madrid, según acreditaron fuentes jurídicas.

Tras quedar en libertad, el jefe de los Mossos ha abandonado la sede de la Audiencia Nacional en coche entre aplausos de políticos independentistas que han acudido a apoyar a los investigados en esta causa y gritos de "traidor" de un grupo de ciudadanos que se encontraba en la calle Génova.

"Más pasos hacia la independencia"

El presidente de Omnium, Jordi Cuixart, sí hizo declaraciones al salir de la Audiencia. Expresó que "el Estado tendrá que dialogar más pronto que tarde", y al mismo tiempo pidió a la Generalitat que "siga dando pasos hacia la independencia".

Cuixart se ha acogido a su derecho a no declarar porque "no reconoce" la competencia de la Audiencia Nacional en el delito de sedición. "Estamos convencidos de que no hemos cometido ningún tipo de delito que se nos pueda imputar tal y como estaba en el escrito de la fiscalía", ha dicho. Jordi Sànchez ha respondido solo a su defensa.

El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha defendido este viernes ante la Audiencia Nacional que la actuación para proteger el dispositivo de la Guardia Civil ante la sede de la Conselleria de Economía el 20 de septiembre fue "correcta y necesaria" teniendo en cuenta que no se les avisó con suficiente antelación y ha negado haber cometido ningún delito de sedición.

En un comunicado, los Mossos informan de que el mayor ha trasladado a la autoridad judicial "el convencimiento que la actuación del Cuerpo de los Mossos fue la correcta y necesaria en atención a las circunstancias de ese día".

Trapero ha asegurado que los Mossos "no fueron avisados con suficiente antelación para poder planificar el dispositivo y esto obligó a ir adaptándolo en función de las circunstancias", y además, la primera noticia sobre la actuación de la Guardia Civil les llegó a través de los medios de comunicación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento