Cordón policial el 1-O
Agentes de la policía nacional forman un cordón policial en el IES Tarragona durante la jornada del 1-O. Jaume Sellart / EFE

El despliegue de refuerzo de la Policía Nacional y de la Guardia Civil se mantendrá en Cataluña sin fecha aún para su repliegue, aunque en un principio estaba previsto que concluyera esta misma semana, según han señalado fuentes próximas al operativo.

Tras la jornada de este domingo, cuando se celebró el referéndum independentista suspendido por el Tribunal Constitucional, los agentes desplegados en Cataluña seguirán en esta comunidad para reforzar a las unidades que de forma permanente trabajan en esta comunidad.

En total, unos y otros suman 12.000 agentes de ambos cuerpos actualmente en servicio, de los que una parte importante forman parte de los antidisturbios, es decir, de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional y los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil.

Así, la Policía Nacional mantiene algo más de 2.000 antidisturbios y la Guardia Civil a unos 700, a los que hay que añadir los agentes de las diferentes unidades desplegadas, desde los servicios de Información a la Policía Judicial, entre otras. Un despliegue que ha obligado a habilitar barcos y dependencias del Ejército para alojar a los agentes.

Pese a que no se sabe la fecha en la que podría replegarse el dispositivo, bien en su totalidad o bien en parte, las asociaciones de guardias civiles ya han instado al Ministerio del Interior a que de mantenerse, se aumente el número de efectivos disponibles para dar descanso a los agentes que están en Cataluña.

Policías y guardias actuaron este domingo para cerrar los colegios electorales y evitar la votación, que solo lograron en algo más de 90 instalaciones.

Las cargas y los enfrentamientos con los votantes, que en muchos lugares formaron barricadas, provocaron, según la Generalitat, heridas a 893 personas, mientras que entre las fuerzas de seguridad diecinueve policías nacionales y catorce guardia civiles también resultaron heridos.

De todos modos, según el Ministerio del Interior, han sido "innumerables" los agentes que fueron heridos y continuaron trabajando para requisar el material electoral.

Tanto los sindicatos policiales como las asociaciones de guardias civiles han defendido la actuación este domingo de ambos cuerpos y han tildado de "vergonzosa" y de "escandalosa" la de los Mossos d'Esquadra por su pasividad.

Los representantes de ambos cuerpos han dicho ya que están estudiando acciones legales contra el jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, su equipo directivo y todos los agentes que dificultaron el trabajo de policías y guardias civiles.

Mientras, la Federación de Profesionales de la Seguridad Pública de Cataluña (Fepol), formada por varios sindicatos de los Mossos d'Esquadra, les ha respondido y ha denunciado la "vergonzosa politización" y "extralimitación" de la Guardia Civil y Policía Nacional este 1-O, ya que la Constitución no se preserva "agrediendo" a ciudadanos.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.