IES Antoni Martí i Franqués de Tarragona
La gente votando en el IES Antoni Martí i Franqués de Tarragona para el referéndum de Cataluña del 1-O. EFE

El Gobierno ha asegurado este domingo que ha conseguido deshabilitar el sistema informático, anunciado a primera hora de esta mañana por el conseller de Presidencia, Jordi Turull, con el que se daba luz verde en una nueva forma de votación.

Turull confirmaba la posibilidad de depositar el voto desde cualquier centro de Cataluña habilitado en base a un nuevo censo universal, dando validez a todos aquellos votos que se hicieran también sin sobres y con papeletas imprimidas desde casa.

Fuentes del Ejecutivo de Mariano Rajoy han informado de que el sistema informático con el que se pretendía desarrollar esa nueva forma de votación ya no funciona, ya que el censo virtual no está disponible.

De esta manera, los miembros de las mesas electorales tienen que apuntar a mano la identidad de los votantes y sin confirmación informática que asegure que esa persona haya votado anterior, algo que ha denunciado el Ministerio de Interior en Twitter, alertando de la posibilidad de que se manipulen los resultados de la votación.

Las fuentes citadas aseguran que, ante esta situación, la Generalitat está buscando en el Reino Unido una alternativa al sistema anulado.

Uno de los centros donde se ha evidenciado esta situación ha sido en el IES Antoni de Martí i Franquès de Tarragona, el punto más grande la capital tarraconense, en el que varios centenares de personas se agolpaban sobre las 9.30 horas a las puertas del centro para votar.

El director del centro aseguró este sábado que una veintena de agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) acudieron a las instalaciones para buscar papeletas y urnas del referéndum de este domingo.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.