La mujer del diestro Jesulín de Ubrique, María José Campanario, ha abandonado el centro hospitalario de Málaga y reaparecido junto a su marido en Navarra, según informa la revista Hola.

La joven, que llevaba dos meses ingresada no tendrá que volver al complejo hospitalario, salvo para alguna de las revisiones periódicas pautadas por los profesionales que tratan su dolencia.

Como puede verse en las imágenes, la mujer de Jesulín está aparentemente recuperada de la fibromialgia que padece, una enfermedad muy dolorosa y difícil de compaginar con una vida normalizada.

A pesar de ello, la joven ha querido acompañar al diestro, que tenía una cita laboral en Navarra, y allí ha podido verse a la pareja feliz y relajada, por primera vez en las últimas semanas, aunque ambos han evitado hacer declaraciones.

Durante los últimos dos meses, María José Campanario solo había abandonado la clínica el Seranil con permisos pautados por los especialistas, permaneciendo muy poco tiempo fuera de sus instalaciones.

La principal evidencia de la recuperación y mejora del estado anímico de la esposa de Jesulín, es que esta ha recuperado su imagen habitual, abandonando el estridente color rubio con el que había teñido su cabello, fruto de su estado anínico.