Grupo de Whatsapp
Grupo de Whatsapp de padres y madres de alumnos. @policía

Vuelve el curso escolar y la Policía ya se ha apresurado ha publicar un tuit de advertencia sobre los grupos de Whatsapp de padres. "Se vuelven a abrir las aulas y llega "Grupo de Whatsapp de padres: El Retorno". No paséis bulos y que el respeto os acompañe un curso más", han escrito en Twitter.

Estos grupos pueden ser útiles, pero también entrañan ciertos riesgos por el mal uso. De hecho, ya han sido protagonistas de algunas polémicas que han afectado tanto a padres como a profesores.

Aunque existe una gran confrontación entre los que están a favor y los que están en contra de estos grupos de padres y madres, es conveniente tener en cuenta algunos consejos básicos si se decide formar parte de uno de estos grupos:

  • Respeto ante todo: Tal y como apunta la Policía, lo más importantes es mantener la compostura. La educación y las buenas formas son tan importantes por escrito como en persona. Hay que evitar los insultos, las ironías, las indirectas y cualquier tipo de mensaje que enturbie el ambiente del grupo y, por tanto, acabe con la utilidad del mismo.
  • No a los bulos: Las informaciones falsas, que saltaron del correo electrónico a los servicios de mensajería instantánea, son un gran problema en Whatsapp. Los grupos de esta app se llenan de bulos, algo especialmente grave en los grupos de padres de alumnos, ya que la sobreprotección les anima a compartir esas noticias "por si acaso". Los mensajes en cadena sobre drogas con forma de golosinas y similares son falsos y no hay que difundirlos.
  • Cero críticas a profesores y alumnos: El grupo no se crea para tratar asuntos personales y no debe emplearse para hablar sobre problemas con personas que no están en el grupo. Los problemas con un profesor o con otra familia han de tratarse personalmente con ellos y no convertirlos en centro de una polémica en un grupo al que son ajenos.
  • Pertinencia: Si el grupo se hace para ayudar a los alumnos en cuestiones escolares, no es conveniente utilizarlo para hablar de otros temas. Eso puede acabar con la finalidad del grupo y hacerlo inútil. Hay que evitar el "ruido", esto es, contenidos que se desvíen de la función principal. Por este mismo motivo, las cuestiones que solo se dirigen a una persona del grupo es mejor plantearlas por privado.
  • Conformidad entre todos los participantes: Nunca debe añadirse a alguien al grupo sin preguntarle primero, ya que tal vez no le apetezca formar parte de él. Del mismo modo hay que respetar que alguien quiera abandonarlo, es su decisión y probablemente tenga un buen motivo para hacerlo.
  • Siempre hay que pensar bien: Si alguien tarda en responder a un mensaje, probablemente está ocupado o ni siquiera lo ha leído aún. También hay que evitar cualquier tipo de malentendido y no provocar una situación desagradable solo por un problema de comunicación o de comprensión. El adecuado uso de los emoticonos ayuda de forma significativa a evitar confusiones.