Detenida una auxiliar del hospital de Alcalá
Encarcelada como presunta autora del asesinato de una anciana que estaba ingresada en el hospital de Alcalá de Henares (Madrid). AGENCIA ATLAS

Beatriz L.D., la auxiliar de enfermería acusada de asesinar a una anciana en el hospital Príncipe de Asturias, estaba siendo vigilada desde el verano de 2015 como sospechosa por otra muerte que no conseguía esclarecerse, según apunta este viernes el diario El País.

Otra paciente octogenaria murió a mediados del verano de 2015 en extrañas circunstancias, pero su caso tuvo que cerrarse por falta de pruebas. La mujer estaba a punto de recibir el alta médica cuando falleció repentinamente, un dato que hizo sospechar a los sanitarios que la muerte no había sido por causas naturales y los empujó a denunciar el caso a la Policía.

La comisaría de Alcalá de Henares se encargó de interrogar al personal sanitario del servicio de Medicina Interna del hospital, pero no pudieron demostrar si se trató de un asesinato. Los investigadores no cesaron en el intento de esclarecer los hechos y emitieron un informe pidiendo la instalación de una cámara de videovigilancia.

La titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Alcalá de Henares (Madrid) autorizó la instalación de este dispositivo ante la gravedad de los hechos acaecidos, y fue renovando cada mes el auto que permitía la vigilancia continuada de la sospechosa.  La propia presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, reconoció este jueves que estaba informada de que había una investigación abierta, pero se pidió "sigilo" para no entorpecerla.

Los avances en el caso se detuvieron durante un año y medio, tiempo en el que la auxiliar estuvo de baja a causa de un accidente laboral. Los problemas llegaron con su reincorporación, hace tan sólo tres meses.

Las circunstancias se repiten

El segundo fallecimiento, por el que la sospechosa finalmente fue detenida y encarcelada este lunes, repetía las mismas características de aquel primer caso. De nuevo, la víctima fue una octogenaria que se encontraba a 24 horas de recibir el alta médica.

Lo que sí se conoce en esta ocasión son las causas de la muerte, la inyección de una burbuja de aire en las venas que provocó que la paciente no reaccionara a la reanimación médica ni a las descargas del desfibrilador.

Este hecho hizo sospechar a los facultativos, que solicitaron a los familiares su permiso para realizar un TAC a la fallecida, dónde se apreció la presencia de una gran cantidad de aire en el corazón, una situación que produce una muerte prácticamente instantánea.

Las imágenes ofrecidas por la cámara, instalada desde 2015 fueron determinantes para la detención de Beatriz L.D., que actualmente se encuentra en prisión provisional comunicada y sin fianza, en la cárcel de Alcalá Meco, acusada de un delito de asesinato.

Consulta aquí más noticias de Madrid.