Expertos
Carlos Berzosa, Juan Fco. Martín Seco, José Luis Álvarez y Fernando Navarrete.

Carlos Berzosa. Rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y catedrático de Economía Aplicada.

Juan Fco. Martín Seco. Economista y ex Secretario General de Hacienda con el Gobierno del PSOE entre 1984 y 1987.

José Luis Álvarez. Profesor de Economía Española de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Navarra (UNAV).

Fernando Navarrete. Economista titulado del Banco de España y director de Economía y Políticas Públicas de la fundación FAES.

D. A. F. O.  DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA

Debilidades

C.B. El fuerte endeudamiento de unas familias muy sensibles a la crisis hipotecaria; las tensiones inflacionistas, y, sobre todo, el frenazo del sector de la construcción.

JF.M. El enorme endeudamiento de las familias, que se traduce en un nivel de déficit por cuenta corriente alarmante. También hay que destacar la baja productividad de la economía española.

JL.A. Hemos crecido mucho en el último decenio, pero con un modelo que está agotándose: el basado en la construcción y la demanda interna. Necesitamos un modelo propio de la era de la innovación y el conocimiento. Además, mantenemos niveles muy altos de dependencia frente al exterior en financiación y energía.

F.N. Una fuerte desaceleración afectará a unos mercados sin medidas flexibilizadoras desde 2004, lo que aumentará nuestro diferencial de inflación y la pérdida de competitividad. La crisis de confianza producirá una desacelaración del consumo y de la inversión así como una subida del desempleo.

Amenazas

C.B. Principalmente, la posibilidad de una desaceleración de la economía a nivel internacional que haga caer las exportaciones.

JF.M. Si continuamos manteniendo el diferencial de inflación con el resto de los países de la zona euro, nuestros productos se encarecerán respecto a los suyos y perderemos competitividad y por lo tanto crecimiento.

JL.A. La escalada de precios del petróleo y de distintos productos agrícolas en los mercados mundiales puede disparar nuestra ya elevada inflación. Hay que vigilar cómo se resuelve la crisis de las subprime: la incertidumbre en los mercados financieros no es buena para una economía donde las familias y el sector líder de la construcción son tan sensibles a los tipos de interés.

F.N. España ha perdido atractivo para los inversores por el deterioro institucional y los impuestos. Nuestras inversiones en Latinoamérica están amenazadas por el populismo. Una prolongación de la crisis crediticia internacional elevaría el coste de financiar nuestro déficit exterior, trasladándose su impacto a un encarecimiento de las hipotecas y de financiación empresarial. El encarecimiento del petróleo supone un deterioro adicional de nuestra competitividad y un aumento diferencial de la inflación.

Fortalezas

C.B. España está dentro de la UE, un bloque consistente con una moneda fuerte. Además, nuestra economía ha crecido más que el resto de socios, no sólo por la construcción, sino también por la industria.

JF.M. Nuestras altas tasas de crecimiento; el ritmo de creación de empleo, aunque de baja calidad, así como unas cuentas públicas relativamente saneadas.

JL.A. Nuestra pertenencia a la zona euro y cierta estabilidad presupuestaria, que convendría potenciar ante posibles circunstancias adversas, tanto a corto plazo (posible cambio de ciclo), como a más largo plazo (envejecimiento de la población).

F.N. La posibilidad que tienen los españoles en 2008 de cambiar el rumbo de su futuro económico mediante su apoyo a políticas económicas reformistas.

Oportunidades

C.B. Cambiar el modelo de desarrollo basado en la especulación y el resultado inmediato por una economía más innovadora, que potencie la relación entre la empresa y el factor I+D+I.

JF.M.A corto plazo, las empresas españolas tienen una ventaja comparativa en el bajo nivel de los salarios y en el de la presión fiscal. No obstante, la competitividad a medio y largo plazo no puede basarse exclusivamente en la reducción de costes.

JL.A. Las que ofrece una economía mundial globalizada. Hay regiones del mundo con gran potencial de crecimiento, en las que la economía española tiene poca presencia, como el sudeste asiático, Brasil, Rusia, India, China o Norteamérica.

F.N. España, con reformas económicas y el trabajo de españoles e inmigrantes, tiene potencial para convertirse en una de las economías más dinámicas y alcanzar los más altos estándares de vida de la Europa rica. 2008 es una oportunidad para invertir más en las personas: calidad educativa y formativa, acceso a las nuevas tecnologías y fomento de la capacidad emprendedora e innovadora.