Cartel de la exposición El cinema es fantàstic (El cine es fantástico)
Cartel de la exposición El cinema es fantàstic (El cine es fantástico) que conmemora los 50 años del Festival de Sitges en la Filmoteca de Cataluña. 20MINUTOS.ES

En 1968, al mismo tiempo que Stanley Kubrick revolucionaba el género de la ciencia ficción con el estreno de 2001: Una odisea en el espacio, en la pequeña localidad barcelonesa de Sitges se ponían los cimientos que darían lugar al primer festival de cine fantástico del mundo. Hoy en día, con medio siglo de vida a sus espaldas, el Festival de Sitges se ha convertido en uno de los eventos culturales más mediáticos de Cataluña (con perdón del Sónar y el Primavera Sound).

Para celebrar esta fecha tan significativa, La Filmoteca de Cataluña acoge hasta el próximo 17 de septiembre una exposición, El cinema és fantàstic (El cine es fantástico), que recorre estos 50 años de historia e intenta explicar su trayectoria a través de cuatro temas centrales íntimamente ligados con el festival: la animación, los zombis, el género español y el cine asiático.

La muestra nos invita a hacer un recorrido por una galería compuesta por todos los carteles del festival y comprobar de primera mano la evolución de su imagen gráfica: "desde las representaciones iniciales con referencias fílmicas a la incorporación, a partir del 2000 de mitos fantásticos y terroríficos", explica su comisario Diego López.

También se dedica un espacio a recordar a algunos de los cientos de ilustres visitantes del festival, a través de las fotografías de directores o actores como David Cronenberg, Dario Argento, Anthony Perkins, Nicolas Winding Refin, Sam Raimi, Christopher Walken, Roger Corman, George A. Romero, Quentin Tarantino, Peter Jackson o Peter Greenaway.

La animación y el fantástico, un binomio indisoluble

La exposición dedica un espacio a los directores españoles que apostaron por el género como Álex de la Iglesia, Alejandro Amenábar, J.A. Bayona o Nacho Vigalondo

El festival ha creado un apartado especial para repasar la explosión del género fantástico en nuestro país, algo de lo que, sin duda, es responsable directo. Por él se pasean los nombres de directores que dieron el salto en la década de los 90 como Álex de la Iglesia y Alejandro Amenábar y continúa con el tándem Jaume Balagueró y Paco Plaza, J.A. Bayona, Nacho Vigalondo, Kike Maíllo, los hermanos Pastor o Jaume Collet-Serra.

Otro espacio privilegiado es el que se le dedica al cine de animación: "la animación y el fantástico, en Sitges, son un binomio indisoluble, particularmente cuando en los inicios de la década de los 90 el festival inició la sección Anima't, que ha traído al certamen los mejores animadores de cada momento, como Jan Svankmajer, Hayao Miyazaki, Ian Mackinnon, Peter Saunders o el estudio Aardman Animations", cuenta Diego López.

La muestra se complementa también con un ciclo de 50 películas icónicas que resumen la historia del festival y que se exhibieron en su momento en Sitges: La cosa de John Carpenter, Angustia de Bigas Luna, Reservoir Dogs de Tarantino, Cronos de Guillermo del Toro, Robocop de Paul Verhoeven o The Evil Dead de Sam Raimi, son solo algunas de ellas.