Operación antiterrorista
Oficiales de Policía en la localidad francesa de Wattignies, durante una operación antiterrorista llevaba a cabo junto con las fuerzas de seguridad belgas. AFP

Dos hermanos sospechosos de preparar un atentado con un importante arsenal fueron inculpados y encarcelados este miércoles en Bruselas en el marco de una operación antiterrorista. Ambos planeaban atentados con "otros sospechosos", según explicó la Fiscalía Federal.

Akim Saouti, de 40 años, y Khalid Saouti, de 37, habían sido detenidos junto a otras dos personas por la noche en Anderlecht, mientras que una quinta fue arrestada cerca de Lille, en el norte de Francia.

Akim y Khalid son a su vez hermanos de Said Saouti, condenado en octubre de 2016 por "participar en las actividades de un grupo terrorista" reclutando a gente y fundador de los Kamikaze Bikers, un grupo de motociclistas vinculado al yihadismo.

Durante los registros policiales se hallaron kalashnikovs, pistolas, cargadores, radios y chalecos antibalas, así como uniformes de policía, de agente de seguridad o de socorristas, y cuatro detonadores.

Los Saouti están vinculados con Mohamed Karay, cuyo arresto a finales de 2015 conmocionó a Bélgica y provocó la anulación de las celebraciones de Año Nuevo por temor a un atentado, precisóEric Van der Sypt, portavoz de la Fiscalía belga.

En el arresto de cerca de Lille intervino una treintena de policías fuertemente armados.

Los agentes derribaron la puerta con explosivos, contó una vecina, que describió al detenido, de 42 años, como un hombre "muy encantador y educado".

"Este caso es totalmente distinto" de las investigaciones realizadas sobre los atentados que dejaron 130 muertos en París el 13 de noviembre de 2015, preparados en Bélgica, y los ataques que causaron 32 muertos en el aeropuerto y el metro de Bruselas el 22 de marzo de 2016, precisó la Fiscalía belga. La investigación demostró que una misma célula yihadista había preparado ambos atentados reivindicados por Estado Islámico.

La Fiscalía precisó además que los arrestos de este miércoles no tienen "ninguna relación" con el atentado frustrado en la estación central de Bruselas, el 21 de junio, cuando un hombre sospechoso de querer perpetrar un ataque murió al estallar su maleta cargada de explosivos en el metro.