Covite en Bruselas
Miembros de Covite, con su presidenta Consuelo Ordóñez (centro) al frente, en Bruselas. COVITE

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo Covite ha anunciado este lunes que no acudirá el martes al acto de homenaje a las víctimas del terrorismo en el Congreso de los Diputados "por dignidad y coherencia" debido a la presencia de "ex miembros de ETA" en la Cámara, en referencia a los dos diputados electos del partido Euskal Herria Bildu.

Covite ha alegado los mismos argumentos que esgrime desde 2013 para no asistir a ese acto al considerar que los parlamentarios Oskar Matute (Vizcaya) y Marian Beitialarrangoitia (Guipúzcoa) son representantes "del brazo político de ETA", según recogió la agencia Efe.

"Covite no puede estar en un homenaje organizado por una institución en la que se integran ex miembros de ETA orgullosos de haberlo sido y partidos orgullosos de centenares de asesinatos", asegura el texto hecho público por el colectivo, que insiste en que el terrorismo "no solo son bombas y disparos", sino también la "radicalización" y la "violencia" que, a su juicio,  promueven quienes justifican el "asesinato colectivo".

Las condenas de Bildu

EH Bildu es una formación política legal adscrita a la izquierda abertzale e integrada por los partidos Sortu, Eusko Alkartasuna, Aralar y Alternatiba.

Bildu ha condenado en distintas ocasiones la violencia radical y los asesinatos de ETA. Lo hizo, por ejemplo, en junio de 2015, cuando renegó de la banda terrorista antes de apoyar a Uxue Barkos (Nafarroa Bai) como presidenta de Navarra; o en marzo de 2017, cuando rechazó en el parlamento vasco los ataques perpetrados contra distintas instalaciones del campus de la Universidad del País Vasco (UPV).

Sin embargo, la formación soberanista vasca se ha abstenido a la hora de apoyar mociones de condena en distintos parlamentos al considerar que estas no incluían a las víctimas de torturas policiales, del GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación, los comandos parapoliciales que practicaron la conocida 'guerra sucia' contra ETA en los años 80 y que cometieron asesinatos y secuestros) o de la represión franquista en el País Vasco ni buscaban una "solución integral" a este "conflicto".

ETA entregó armas en abril

ETA anunció un alto el fuego "permanente, general y verificable" el 10 de enero de 2011, con casi 900 asesinatos a sus espaldas (más de 300 de ellos, sin resolver aún). En 2015, cuatro años después, ni la banda se había disuelto ni el Gobierno había dado paso alguno para la paz definitiva. El anuncio de su desarme definitivo se produjo el pasado 17 de marzo de 2017 y se consumó el 8 de abril con el señalamiento de 8 zulos, 120 armas y tres toneladas de explosivos.

Sin embargo, los investigadores de la lucha antiterrorista aún buscan armamento, mientras que la banda reivindica el acercamiento de los presos al País Vasco.