Piscina
Piscina improvisada en el balcón de un edificio. TWITTER

Coincidiendo con una de las peores olas de calor de los últimos tiempos en España, se ha viralizado en las redes sociales la piscina improvisada por un niño en el balcón de su casa, en un bloque de apartamentos.

En la imagen se aprecia cómo un menor disfruta tranquilamente de un baño en el balcón de su piso, transformado en piscina mediante plásticos impermeables.

Aunque se desconoce el origen de la fotografía, incluso algunos sospechan que se trata de un 'fake', es decir, que es falsa, no son pocos los internautas que están especulando en las redes sociales ante el peligro de que ese balcón no soporte el peso de la enorme cantidad de agua acumulada.

La fotografía también ha dado pie a numerosas bromas y memes en las redes sociales.

Pero sea real o falsa esa imagen, lo cierto es que los profesionales alertan sobre el peligro de crear piscinas improvisadas en los edificios.

Así, el Colegio de Arquitectos de Catalunya ha subrayado que una piscina portátil de solo 40 centímetros de profundidad puede poner en peligro la estructura de un piso de obra nueva en buen estado, y, por lo tanto, la seguridad de todos sus vecinos. En el caso de un edificio antiguo, el riesgo se produce con solo un palmo de agua.