Estrasburgo condena a España por vulnerar el derecho de Atutxa a un juicio justo

  • El expresidente del Parlamento Vasco fue inhabilitado por no ilegalizar en 2003 al grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak.
  • El Tribunal Supremo lo condenó en abril de 2008 y la sentencia fue confirmada cinco años después por el Tribunal Constitucional.
  • Además de Atutxa, fueron también condenados los exmiembros de la mesa del Parlamento Kontxi Bilbao y Gorka Knörr.
El EBB ha recibido a Juan Mari Atutxa a su llegada a Sabin Etxea, sede social del PNV, tras conocerse que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).
El EBB ha recibido a Juan Mari Atutxa a su llegada a Sabin Etxea, sede social del PNV, tras conocerse que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).
EFE/MIGUEL TOÑA

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha condenado este martes a España por privar al expresidente del Parlamento Vasco Juan María Atutxa de defenderse en una vista al ser juzgado por el Tribunal Supremo por no ilegalizar en 2003 al grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak.

El Tribunal Supremo lo condenó en abril de 2008 y la sentencia fue confirmada cinco años después por el Tribunal Constitucional.

La Corte europea ha decretado una indemnización de un euro a cada uno de los tres demandantes (además de Atutxa, los exmiembros de la mesa del Parlamento Kontxi Bilbao y Gorka Knörr, también condenados, al igual que él, por el Supremo) por daños morales, como habían reclamado en su recurso, y 600 euros para los tres por gastos y honorarios.

Los jueces europeos dijeron que se vulneró su derecho a un juicio justo, debido a que "las cuestiones que debían ser examinadas por el Tribunal Supremo necesitaban la apreciación directa del testimonio de los demandantes".

El tribunal explica que el Supremo español dictaminó que los acusados actuaron "consciente y deliberadamente", de ahí la supuesta "desobediencia", pero que lo hizo solo atendiendo a "circunstancias subjetivas" y "por deducción", sin escucharles ni probar dicha conducta.

"Los demandantes fueron privados de su derecho a defenderse a sí mismos", dice la sentencia, "se considera que ha habido violación del derecho a un juicio justo".

El Supremo condenó Atutxa, Bilbao y Knörra 18 meses de inhabilitación y 18.000 euros de multa por un delito de desobediencia al propio Supremo; el Constitucional se pronunció en los mismos términos que el Supremo, aunque contó con el voto particular de tres magistrados, que entendieron que se había vulnerado el derecho de los demandantes a un juicio justo.

El sindicato Manos Limpias ejerció de acusación popular en todo el proceso. El Gobierno tiene ahora tres meses de plazo para solicitar que la Gran Sala de 17 jueces de la Corte europea reexamine el caso.

"Se ha cometido una tropelía"

El expresidente del Parlamento vasco ha calificado de "regalo" la sentencia. "No hemos sido desobedientes, hemos sido objeto de una manipulación y un atropello brutal", ha asegurado.

En una comparecencia ante los medios de comunicación celebrada en la sede del PNV de Bilbao, Atutxa ha señalado que los tres procesados han sido objeto de "una larga injusticia" y se ha cometido con ellos "una tropelía". En este sentido, ha asegurado que, de esta forma, se pretendió "hacer arrodillarse a una institución, el Parlamento vasco, nacida de la voluntad de un pueblo".

"Si hoy fuese 2003, el que les habla haría lo mismo. Ni en 2003 ni en años sucesivos, quien les habla, ni mis compañeros Gorka Knörr y Kontxi Bilbao hemos sido desobedientes. Hemos sido objeto de una manipulación y un atropello brutal", ha indicado.

A su juicio, la sentencia supone del Tribunal de Estrasburgo es "una enorme satisfacción" y ha señalado que él ya dijo: "No moriré hasta que el TEDH dicte sentencia. Hoy la ha dictado y, a partir de este momento, tampoco tengo prisa y pido prórroga", ha señalado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento