Plaza de San Marcos, de Eugenio Lucas Velázquez
Plaza de San Marcos. Venecia. 1868. Lápiz negro, acuarela y gouache sobre papel. ©Museo Lázaro Galdiano 20MINUTOS.ES

Los amantes del dibujo tenemos una cita imprescindible estos días en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid. Allí vamos a poder descubrir una de las facetas más desconocidas de Eugenio Lucas Velázquez (1817-1870), al que se conoce como el discípulo más aventajado de la obra de Goya.

Si como seguidor de Goya fue brillante pero no aportó nada nuevo bajo el sol en sus pinturas románticas de paisajes o escenas costumbristas, como dibujante se considera que no tuvo rival en nuestro país en el siglo XIX y su estilo se compara con el de maestros europeos como Víctor Hugo, Constable o William Turner.

La exposición Eugenio Lucas Velázquez. Dibujos de viaje, que podremos ver hasta el próximo 16 de julio, explora los dibujos que el autor realizó en los últimos años de su vida durante sus viaje a Francia, Italia, Suiza y norte de España. En total una selección de 40 obras de las cuales casi una treintena no habían formado parte de ninguna exposición.

Obras tardías

Ante la naturaleza pinta como sabe y sabiendo mucho nos lega obras espontáneas y bellas

En todos ellos, el autor demuestra su dominio del dibujo del natural a lápiz y de la acuarela con toques de clarión. Lucas utilizó en algunos de sus dibujos una innovadora técnica de manchas aleatorias que daba como resultado obras con gran tendencia a la abstracción, de formas muy sugerentes. "Queremos mostrar al Lucas más alejado de lo comercial y popular", afirma Carlos Sánchez Díez, comisario de la exposición.

Lo más curioso de todo, es que todas estas obras las realizó tan solo dos años antes de morir. Durante el verano de 1968 junto al mecenas Victoriano Pedrorena, salió de Madrid con destino a Venecia haciendo parada en localidades francesas como Niza, también en Mónaco, en Suiza (Lucerna) y ciudades italianas como Milán o Florencia. Un año después visitó el norte de España y el sur de Francia recalando en Fuenterrabía o Biarritz. También se incluye en la exposición una panorámica de Fontainebleau realizada durante un viaje a París.

Como decía Méndez Casal en 1923 "un nuevo Lucas cosmopolita y elegante, radicalmente opuesto al popularizado, que al salir fuera de España se olvida de Goya, y ante la Naturaleza pinta como sabe, y sabiendo mucho nos lega obras espontáneas y bellas".

Lucas es uno de los artistas con mayor presencia en la colección Lázaro Galdiano, que conserva casi 200 obras suyas entre dibujos y pinturas.