Pasada la una de la tarde de este viernes, el responsable de seguridad

de un establecimiento ubicado en un centro comercial del barrio de Zaramaga contactó con la Ertzaintza para comunicar que en el lugar tenían retenido a un varón al que habían sorprendido instantes antes tratando de robar. Una patrulla de seguridad ciudadana acudió de inmediato al lugar e identificó al individuo al que los vigilantes mantenían bajo custodia.

El sospechoso había sido interceptado cuando salía del establecimiento con cuatro teléfonos móviles valorados en más de 3.500 euros, a los cuales había despojado de sus correspondientes dispositivos de alarma, valiéndose para ello de varias herramientas que le fueron también incautadas.

Los agentes procedieron a su detención como autor de un delito de robo con fuerza y acto seguido fue trasladado a dependencias policiales para realizar las oportunas diligencias, previas a su puesta a disposición de la Autoridad Judicial.

Consulta aquí más noticias de Álava.