Greenpeace
Una activista de Greenpeace muestra una pancarta junto a una reproducción de la Estatua de la Libertad cerca de Messina, Sicilia, de cara a la celebración de la cumbre del G7 en Taormina. Angelo Carconi / EFE

Los líderes del G7 no lograron este viernes un consenso sobre la lucha contra el cambio climático y el Acuerdo de París porque Estados Unidos está revisando su postura sobre la materia y no tomará una decisión hasta dentro de unas semanas, dijo el primer ministro italiano Paolo Gentiloni.

"Hay una cuestión que permanece en suspenso: los acuerdos de París sobre el clima. El Gobierno estadounidense tiene una reflexión interna en curso sobre los Acuerdos de París" (2015), dijo Gentiloni a la prensa durante la cumbre del G7 que se celebra este viernes y sábado en la ciudad siciliana de Taormina.

El primer ministro italiano, que ejerce de anfitrión de la reunión, dijo que el resto de países "toman nota" de este proceso.

El Gobierno estadounidense tiene una reflexión interna en curso sobre los Acuerdos de ParísAñadió que los socios de Estados Unidos en este foro confirmaron su "compromiso y determinación" en cumplir el Acuerdo de París y confían en que una vez que Estados Unidos resuelva sus cuestiones internas el país querrá participar.

"Estados Unidos ha confirmado que tiene en marcha una reflexión en base a la cual tomarán sus decisiones que esperamos sean positivas en los próximos días o semanas", dijo el italiano.

Fuentes de la presidencia francesa afirmaron que la discusión sobre este tema fue "franca y directa" y permitió al resto de países sentados a la mesa dar argumentos a Estados Unidos sobre la importancia de ratificar el acuerdo y también de mantener los compromisos adquiridos y el nivel de ambición.

"Hay que tener en cuenta las posiciones de unos y de otros, pero todos queremos un comunicado ambicioso", dijeron las fuentes.

Añadieron que Francia no quiere en ningún caso que se "debilite" el acuerdo.

Trump, receptivo

Por su parte, Washington ha afirmado que el presidente Trump se ha mostrado receptivo al escuchar los argumentos de sus socios en el G7, particularmente los europeos, a favor del Acuerdo climático de París y también les dejó claro que es partidario de mantener las sanciones a Rusia por el conflicto en Ucrania.

En su debut en una cumbre del G7, Trump se ha reunido con los líderes de Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y Reino Unido en la ciudad siciliana de Taormina con una agenda centrada en su caso en hablar de terrorismo, inmigración, comercio y clima, según la Casa Blanca.

Trump criticó durante su campaña electoral el Acuerdo de París y, ya desde la Casa Blanca, decidió iniciar un proceso para revisar si a EE UU le conviene seguir formando parte de ese pacto climático.

De acuerdo con la Casa Blanca, Trump quería escuchar a sus socios en el G7, el grupo de las siete democracias más industrializadas del mundo, antes de tomar una decisión al respecto, algo que prevé hacer en breve a su regreso a Washington.

La postura de Trump sobre el Acuerdo de París está "evolucionando" y quiso dejar claro ante sus socios en el G7 que la protección del medioambiente es "muy importante" para él, detalló a los periodistas el principal asesor económico de la Casa Blanca, Gary Cohn.

"Él (Trump) está pensando sobre cuáles son sus opciones, se siente mucho mejor informado del tema" gracias a las conversaciones, en las que "escuchó detenidamente" los argumentos de sus homólogos, especialmente de los europeos, a favor del pacto climático.

El presidente "vino aquí a aprender", sostuvo Cohn, mientras que el principal asesor de seguridad nacional de Trump, el teniente general H.R. McMaster, dijo que este tomará la decisión sobre el Acuerdo de París que considere "mejor" para el pueblo estadounidense.