La administración municipal ha adoptado la medida cautelar de paralización de todas las actuaciones que realizaba la empresa en relación con este movimiento de tierras, instándola a que tenga las pertinentes autorizaciones, según informa el Ayuntamiento de Calvià en un comunicado.

Así, según se expone, la actuación que se estaba llevando a cabo -movimiento de tierras en suelo rústico especialmente protegido- necesita una licencia de obras, y la ausencia de la misma determina que dicha actuación incurra en infracción urbanística.

Por último, se apunta a que la empresa tendrá dos meses de plazo para legalizar la situación. En caso de que la petición no sea autorizable se instará a la restitución del terreno.