El papa Francisco y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunieron este miércoles en el Vaticano durante 27 minutos y después procedieron a la entrega de regalos y a la presentación de la delegación estadounidense.

La reunión privada comenzó a las 8.33 hora local (6.33 GMT) y duró solo algo más de la veintena de minutos que suelen durar las conversaciones del papa con los jefes de Estado y Gobierno que le visitan.

Tras el ceremonial del intercambio de regalos y la presentación de la delegación, de la que forman parte su esposa Melania, su hija mayor, Ivanka, y su yerno, Jared Kushner, Trump se reunirá con el Secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin.

A primera hora de la mañana, Trump partió de Villa Taverna, residencia del embajador de Estados Unidos, donde se alojaba la delegación estadounidense, y llegó al Patio de San Dámaso del Vaticano a las 08.20 hora local (06.20 GMT) en medio de fuertes medidas de seguridad y un cortejo presidencial de medio centenar de vehículos.

El presidente llegó acompañado por su esposa, Melania, con la cabeza cubierta con una mantilla corta de encaje negro, su hija mayor, Ivanka, y su yerno, Jared Kushner, y entró en el pequeño Estado a través de la puerta del Perugino tras circular por la Vía de la Conciliazione.

La delegación estadounidense estuvo compuesta además por el secretario de Estado, Rex Tillerson; el asesor de seguridad nacional el teniente general H.R. McMaster, y la portavoz presidencial, Hope Hicks, y otras ocho personas más una intérprete.

En el patio de San Dámaso, la delegación estadounidense recibió los honores de un piquete de la Guardia Suiza y Trump y su esposa fueron recibidos por el prefecto de la Casa Pontificia, el arzobispo Georg Gänswein, quien dijo a Trump que era "un honor" recibirle".

La agenda de Trump prevé después una reunión con el jefe de Estado italiano, Sergio Mattarela, en el palacio del Quirinale Gänswein les acompañó hasta la Segunda Logia del palacio pontificio donde se encuentra la Biblioteca en la que se celebran las audiencias con los Jefes de Estado y Gobierno.

Trump y sus asesores, entre ellos Kushner, se reunirán después con el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, mientras Melania e Ivanka podrán visitar la Sala Regia y la Sala Clementina, y después junto con el presidente de Estados Unidos podrán admirar la Capilla Sixtina y entrarán en la basílica de San Pedro.

La agenda de Trump prevé después una reunión con el jefe de Estado italiano, Sergio Mattarela, en el palacio del Quirinale, sede de la residencia de la República.

Mientras, Melania Trump visitará el hospital pediátrico de la Santa Sede, el "Bambingesu", y la hija del presidente acudirá a la sede de la Comunidad de San Egidio para un acto sobre el tráfico de personas.

Trump, que llegó a Roma el martes a las 18.30 hora local (16.30 GMT) tiene previsto partir hacia Bruselas a las 11.30 GMT después de pasar solo 19 horas en la capital italiana.