Toro de la Vega
"El Cañero" en el momento de lancear al Toro de la Vega. ICAL

La Comisión Europea (CE) considera que "no tiene base jurídica" para interceder en el caso del festejo conocido como "El Toro de la Vega", que se celebra cada año en la localidad vallisoletana de Tordesillas.

Así lo afirmó el comisario de Salud y Protección al Consumidor del Ejecutivo comunitario, Markos Kyprianou, en respuesta a una pregunta planteada por el eurodiputado del grupo Los Verdes, Raúl Romeva, que quiso conocer su opinión sobre ese tipo de eventos.

Festejos tradicionales

El Toro de la Vega es el espectáculo central de las fiestas de Tordesillas y reúne a unas 20.000 personas, algunas lanceros a pie y a caballo que intentan matar al astado antes de que alcance una zona señalada por la organización y sea indultado.

Kyprianou recordó que la directiva comunitaria de 1993 respecto a la protección de los animales advertía de que "no se aplica en el caso de que 'mueran en eventos culturales o deportivos".

Asimismo, señaló que otra directiva de 1998, relativa a animales de granja, no se aplica "en aquellos cuya finalidad sea su exhibición en competiciones y espectáculos culturales o deportivos". Por tal motivo, Kyprianou cree que la Comisión Europea "carece de base legal" para intervenir en este caso.

El debate sobre los eventos que incluyen crueldades contra los animales

En su pregunta a la Comisión, Romeva explicó que "la defensa de la celebración de El Toro de la Vega se ha basado en la tradición y la denominación de Tordesillas como región de interés turístico", donde ese festejo se celebra desde el siglo XV.

Sin embargo, apunta el eurodiputado, en España "ya hay un amplio debate para eliminar o modificar aquellos eventos que incluyan crueldades contra los animales".

El eurodiputado puso como ejemplo de esos debates el caso de los festejos del municipio zamorano de Manganeses de la Polvorosa, en el que hasta 2003, como era tradición desde hacía setenta años, se lanzaba una cabra desde el campanario de la iglesia para celebrar el día grande de las fiestas.