Semana cazuelica
Pamplona celebra la VI Semana de la Cazuelica y del Vino. ARCHIVO

El Casco Viejo de Pamplona supone un descubrimiento gastronómico para muchos paladares foráneos, pero los habitantes de la vieja Iruña todavía pueden conocer rutas poco practicadas.

Tras la famosa ‘París-Niza’ entre ambos bares del Casco Viejo, se puede intentar el ‘Vía Crucis’. Consiste en recorrer las estrechas y cortas calles San Gregorio y San Nicolás, es decir las vías con más bares por metro cuadrado de Pamplona.

Tras la famosa ‘París-Niza’ entre ambos bares del Casco Viejo, se puede intentar el ‘Vía Crucis’

En cada bar ha de tomarse un vino y un pincho, o quien lo prefiera puede tomarse una ‘cazuelica’, ya que hasta el próximo domingo se podrá degustar en algunos bares de Pamplona una cazuelica y un vino.

Es la VI Semana de la Cazuelica y del Vino, organizada por la Asociación de Empresarios de la Hostelería de Navarra . Los precios son algo más bajos de lo habitual en esta semana y se pretende promocionar la gastronomía y el consumo a la par que el turismo.

En total, han de recorrerse 18 bares para completar la ‘peregrinación’ del ‘Vía Crucis’. La fecha idónea para completar esta peculiar ruta es en los días de San Fermín, cuando el bolsillo y el estómago tienen más holgura.

Los precios son algo más bajos de lo habitual en esta semana y se pretende promocionar la gastronomía

Los pinchos que nos encontramos en estas calles son muy elaborados, ya que son bares abiertos desde la mañana, y han ganado numerosos premios por sus ofertas gastronómicas.

El bar Otano es quizás el establecimiento que ofrezca los pinchos más elaborados y variados. En el Río, en cambio, sus fritos son el plato fuerte. En otros como la Cocina Vasca, el Ulzama, Baserri o Anaitasuna la oferta es tan variada que el consumidor podrá elegir entre un sinfín de pinchos. Pero si se busca un trato familiar y un rato agradable hay que visitar el Bar Norte.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE PAMPLONA