La presidenta del Gobierno balear, Francina Armengol, tal y como adelantó 20minutos hace cinco días, ha retirado su apoyo a la candidatura de Patxi López a liderar el PSOE para respaldar la de Pedro Sánchez, según ha confirmado el propio exlehendakari en una entrevista en Onda cero. López ha explicado que la posición de Armengol, que él "respeta", la conocía desde hace "unos días" y ha precisado que la presidenta balear le había sugerido, en un principio, que lo mejor era "agrupar candidaturas para buscar el voto útil".

En una entrevista en la Cadena Ser este lunes por la noche, Armengol ha relatado que ella "siempre" pensó que Sánchez se integraría en la candidatura de López, que fue el primero en presentarse, porque cree que representan el mismo modelo de partido, pero ahora ve evidente que Sánchez "ha tenido mucho éxito". Así, ha precisado que, después de la presentación de los avales, en la que quedó claro que hay "dos personas con dos modelos con opciones", ella habló con el diputado vasco para pedirle que retirase su candidatura.

Es más, añadió que "muchos militantes y dirigentes que han apoyado a Patxi (López) que ahora "le han hecho la misma reflexión". Según ha dicho, comprende que el exlehendakari no se retire, pero ella apoyará a Sánchez, porque es quien puede ganar (Pedro Sánchez presentó 53.117 firmas, Susana Díaz 59.390 y Patxi López, 10.866). A su modo de ver, en todo caso López "es útil en el partido y seguirá siéndolo". "Los militantes han hablado muy claro, hay una diferencia de avales muy importante, hay dos personas que pueden ganar la Secretaría General, en unas primarias gana el que tiene un voto más, no es un sistema parlamentario", justificó.

Según dijo, ese modelo de partido que ella apoya --y por el que inicialmente apoyó a López pasa por "dar una voz clara a la militancia en momentos complicados, un partido claramente a la izquierda con alianzas a la izquierda" y que defienda un modelo de España que "pueda reconocer las nacionalidades y las naciones".

Armengol, no ha sido la única

El cambio de criterio de Armengol, y que comunicó a López hace "unos días" coincide con la recogida de avales por los candidatos, que confirmó un mapa de división: Díaz (59.390 firmas), Sánchez (53.117) y López (10.866 respaldos). Ante esta propuesta, López ha explicado que recordó a Armengol que el objetivo de la candidatura "no era armar bloques para enfrentar a otros bloques" y que la unidad no era "unir a medio partido para ir contra el otro medio". Por ello, López ha insistido en el mensaje de unidad, "tender la mano", integrar diferentes sensibilidades y defender un espacio en el que caben todos.

Pero Armengol no ha sido la única. Tras conocerse los avales recogidos por cada candidato, también han pedido al exlendakari que dé un paso atrás María González Veracruz, diputada y miembro de la Ejecutiva socialista durante los mandatos de Zapatero, Rubalcaba y Sánchez como secretarios generales, así como otros dirigentes socialistas relevantes de Andalucía y de Cataluña, entre otros territorios.

Algunos de ellos, además, le aconsejan a López que no se integre en la candidatura de Sánchez y que se reserve un papel de intermediador entre el ganador y el perdedor de las primarias. El resultado de Patxi López en la recogida de avales -logró 10.866, frente a los 60.231 de Susana Díaz y los 53.692 de Pedro Sánchez- ha sido interpretados por algunos de estos dirigentes como un refrendo insuficiente para la vía de debate y no de confrontación que propugna López.

"El partido está muy dividido y la militancia se ha polarizado en torno a Díaz o a Sánchez, y López corre el riesgo de tener muchos menos votos que avales", afirma una de las fuentes consultadas. "El capital político y el reconocimiento en el PSOE que tiene la figura de Patxi López se deterioraría si finalmente se presenta y queda muy lejos de Díaz y de Sánchez y por debajo de su propios avales, y eso no sería bueno ni para Patxi ni para el PSOE", asegura otro.