Perú
Vista aérea de las inundaciones en el país andino. EFE

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) no descarta que se desarrolle el fenómeno meteorológico de 'El Niño' a escala global, pese a las condiciones de actual estabilidad, y asegura que el episodio 'El Niño costero', que ha afectado de forma devastadora a Perú y a Ecuador, se ha "atenuado"

Las previsiones de la OMM indican que a partir de mayo pueden darse diversos escenarios, desde condiciones neutras a un episodio de El Niño moderado. Según los expertos, "la probabilidad de que se produzca un El Niño en la segunda mitad del año ha aumentado hasta situarse entre el 50 % y el 60 %".

Por otro lado, la OMM apunta que "la probabilidad de que se den condiciones del El Niño neutras es algo menor, de alrededor del 40 %".

El fenómeno meteorológico, denominado El Niño del Pacífico Central (ENSO, en sus siglas en inglés), genera una corriente de agua cálida en el océano Pacífico ecuatorial, lo que provoca un incremento de la temperatura del mar en la costa, generando efectos meteorológicos extremos.

El último episodio de El Niño tuvo efectos devastadores en múltiples zonas del mundo, y se dio entre el cuarto trimestre de 2015 y los primeros meses de 2016.

Afectó a 4,2 millones de personas en América Central, a 4,7 millones en el Pacífico occidental y a 30 millones en África austral, que se vieron afectadas por hambrunas y escasez de alimentos a causa de una sequía prolongada.

Tras atenuarse el fuerte calentamiento oceánico en el extremo oriental del Pacífico que afectó gravemente a Perú y a otros países adyacentes, "las condiciones actuales de El Niño son neutras", según la OMM.

Este último episodio de El Niño Costero provocó fuertes lluvias localizadas desde las islas Galápagos hasta las costas de Ecuador y de Perú, que causaron 101 muertos, 19 desaparecidos, 353 heridos, 140.000 damnificados y cerca de 940.000 afectados.

Las probabilidades de asistir a La Niña son "muy remotas"

Los expertos consultados por la OMM predijeron que la probabilidad de asistir a un episodio del fenómeno La Niña "es muy remota".

Mientras que El Niño se produce cuando hay un incremento de las temperaturas, lo que tiene diferentes efectos en cada región del mundo, La Niña contribuye a un descenso de dichas temperaturas.

Así, por ejemplo, las zonas que sufren sequías por El Niño tienden a registrar precipitaciones por encima de la media con La Niña o viceversa.

La OMM vigilará de cerca las condiciones oceánicas y atmosféricas en los próximos meses a fin de evaluar una posible transición a un episodio de El Niño.