Top manta en Barcelona.
Top manta en Barcelona. EUROPA PRESS

Los últimos datos que maneja el Ajuntament, correspondientes a 2016, indican que el pasado año se impusieron en la ciudad 79.221 denuncias por venta ambulante no autorizada y se decomisaron 1.115.000 artículos. Dichas denuncias correspondieron tanto a artículos, alimentos y bebidas vendidos en la calle como a multas a compradores de dichos productos, colaboración con los manteros o abandono de mercancías destinadas a la venta ambulante ilegal.

En 2015 se interpusieron 63.152 denuncias por estos conceptos y se intervinieron 873.000 artículos. Las denuncias se vieron incrementadas en un 25,44% de 2015 a 2016 y los decomisos también subieron en el mismo periodo un 27,72%.

El portavoz del sindicato de manteros califica a este diario la iniciativa de la cooperativa auspiciada por el ejecutivo de Colau de "fuegos artificiales y propaganda"

Pero para los comerciantes de La Rambla, el repunte de la presencia de manteros en la arteria más famosa de la ciudad con la llegada del buen tiempo y de los primeros turistas de temporada es "un retorno relativo" del fenómeno a su calle yaque aseguran que la venta ilegal se produce durante todo el año y que "nunca ha dejado de irse" de la zona.

Acciones de presión desde La Rambla

Fermín Villar, presidente de Amics de la Rambla, entidad que aglutina a amigos, vecinos y comerciantes, asegura que en los próximos días se reunirá la Plataforma de Afectados por el Top Manta, de la que forman parte, para decidir qué actuaciones llevarán a cabo para presionar a las autoridades municipales para que trabajen de forma más decidida contra este fenómeno.

Cifran las pérdidas en ventas para el sector comercial de La Rambla en un 80% solamente en ropa deportiva, especialmente toda la oficial vinculada con el FC Barcelona. Pero el daño económico se extiende a los vendedores de bolsos, ropa, gafas de sol, souvenirs o complementos para el móvil.

El problema es sobre todo de voluntad política y no policial"Reconocen que en los últimos meses se han incrementado las incautaciones de material ilegal del que se surten los vendedores pero también creen que el problema es sobre todo "de voluntad política y no policial". Y ponen como ejemplo a los trileros, los estafadores que actuaron durante décadas en la misma Rambla y que desaparecieron "gracias a base de presión policial", dicen.

Los manteros se defienden

La voz de los manteros ante los medios de comunicación, el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes, aseguran que están "alerta" ante el operativo que creen que han ido preparando las autoridades y los posibles "ensañamientos" que a su juicio pudieran producirse, sobre todo de noche. Su portavoz califica a este diario la iniciativa de la cooperativa de manteros auspiciada por el ejecutivo de Ada Colau de meros "fuegos artificiales y propaganda" procedente de un consistorio de izquierda con el que no hablan "desde hace seis meses".

Aunque se muestran "contentos" por los compañeros reintegrados laboralmente, creen que ha resultado insuficiente, porque solo se ha dado trabajo a 19 de ellos (15 en la cooperativa y cuatro más en Mercabarna) de los 250 que calculan ellos mismos que integran el colectivo en la ciudad, sin contar los que se desplazan desde otras localidades catalanas los fines de semana y en verano.

Precisamente, sobre el traslado de manteros desde municipios costeros hasta la capital, indican que miembros del sindicato han ido hasta estas zonas para explicarles a estos vendedores sin licencia "la necesidad de organizarse desde sus propios pueblos en lugar de venir a Barcelona" y de que creen embriones del sindicato en estos puntos de la geografía catalana.

Lamentan que desde el Ajuntament no se muestren abiertos a tratar algunas de las soluciones que ellos plantean, como la de crear mercados específicos con productos legales llegados de África los fines de semana, aduciendo que tendría un "público minoritario".

Más presencia policial

La proliferación del 'top manta' en Barcelona preocupa a los afectados y a las autoridades. Tanto el Síndic de Greuges como la Síndica de Barcelona han coincidido en pedir mayor coordinación entre administraciones y policía para atajar un problema que conocen muy bien en La Rambla.

Desde el consistorio también se expresó recientemente el primer teniente de alcaldía, Gerardo Pisarello, asegurando que desde el gobierno municipal se actuará "de forma decidida" contra la actividad de los manteros con "intervenciones preventivas" del tipo incremento de la presencia policial en ciertas zonas donde su presencia es más notoria. Al mismo tiempo, elogió la iniciativa comandada desde el Ajuntament para poner en marcha una cooperativa de venta ambulante autorizada y proporcionar "salidas sociales" a los manteros.

También desde los Mossos d'Esquadra, su mayor, Josep Lluís Trapero, aseguró que la policía catalana seguirá trabajando contra el top manta en Barcelona pero avisó que no se pueden destinar "recursos ilimitados" a este fenómeno porque ello supondría restar efectivos a la lucha contra el terrorismo yihadista. Recordó que de las más de 1,6 millones de horas de patrullaje antiterrorista que llevan a cabo los Mossos, un 28,63% (458.000) se producen en Barcelona capital.

La Síndica de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, propuso abordar la venta ambulante ilegal con un mecanismo de coordinación permanente entre administraciones

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, también se añadió recientemente al debate sobre el top manta valorando que "existe una falta de visión estadística" sobre el fenómeno y pidiendo a las administraciones "mayor actuación conjunta". El pasado mes de marzo, Ribó expresó su inquietud tras reunirse con representantes de la Generalitat, de la policía catalana y con ayuntamientos afectados.

Justo la semana pasada, la Síndica de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, propuso abordar la venta ambulante no autorizada con un mecanismo de cooperación y coordinación permanente entre administraciones y dio a conocer su resolución al conseller d'Interior, Jordi Jané, y al delegado del Gobierno español en Cataluña, Enric Millo.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.