Embarazada
Embarazada PIXABAY

Cientos de embarazadas, niños y solicitantes de asilo han quedado excluidos del sistema sanitario español tras la reforma sanitaria aprobada en 2012, según denuncia la Red de Denuncia y Resistencia al Real Decreto de reforma sanitaria (Reder), que tiene documentados todos los casos.

Cuando se cumplen cinco años de la aplicación del real decreto de reforma sanitaria, que se saldó con la exclusión de la sanidad pública de 873.000 inmigrantes a los que se les retiró la tarjeta sanitaria, según cálculos de Reder, que suma a miles de ellos que, aún con derecho, se les ha negado la atención.

Así, sólo desde 2014, Reder, integrada por 300 organizaciones, ha documentado 3.340 casos de "sin papeles" que han visto vulnerado su derecho a la salud, incluidos menores, embarazadas y personas que acudieron a los servicios de urgencia. De estos casos, 146 eran embarazadas, 243 niños y 26 solicitantes de asilo, según datos de Reder que aglutina, entre otros, a Médicos del Mundo, la Sociedad Española de Medicina de Familia, la Federación de Asociaciones por la Sanidad Pública o Cesida.

En 2012, el actual gobierno aprobó un real decreto de reforma sanitaria que, entre otras medidas, incluía la retirada de la tarjeta sanitaria a todas las personas que no estuviesen regularizadas, con la excepción de embarazadas, niños y urgencias.

La norma contó con el rechazo de gran parte del ámbito sanitario, organizaciones sociales, organismos internacionales y de catorce de las diecisiete comunidades autónomas, que han ido aprobando algún tipo de medidas para contrarrestar sus efectos.

El próximo jueves, cuando se cumplen cinco años de la entrada en vigor del real decreto, Reder ha organizado una jornada de denuncia en la que presentará su último informe con cientos de casos documentados sobre las personas afectadas por la reforma sanitaria.